Evangelio según San Mateo 5,17-19.

07/03/2018 -

Jesús dijo a sus discípulos:

“No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.

Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice.

El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos”.

Comentario

Las enseñanzas de Jesús no pretenden abolir la ley. Los fariseos enseñan que el creyente judío debe practicar las obras buenas que le hacen justo ante Dios.

Sin embargo la Ley había caído en casuística y Jesús la interpreta desde el amor al prójimo: “vosotros sois la sal y la luz del mundo”; “el no matarás incluye no enfadarte, ni insultar”; “no cometerás adulterio”, incluye no mirar con malos deseos a una mujer; “no jurarás en falso sino que cumplirás lo que prometiste al Señor con juramento”.

Y la ley o del talión: ojo por ojo y diente por diente... Jesús propone el amor a los enemigos”.

Los capítulos 5 y 6 de Mateo sirven a Jesús para explicar la Nueva Alianza recogida en el Sermón del Monte: las Bienaventuranzas, Jesús abre nuevos horizontes a la humanidad, revelando plenamente la lógica de Dios.

El contenido fundamental del Nuevo Testamento es Jesús, vivo para siempre. Leer la Biblia es buscar a aquel que vive, conocerlo más en profundidad.

La Biblia, los evangelios, no son fundamentalmente un libro, tampoco un mensaje, sino el acceso a una persona, el Resucitado.

La autoridad de Jesús nace para nosotros porque confesamos que ha resucitado. La alegría de los discípulos de Emaús mientras caminan es porque Jesús ha resucitado. Contemplemos la vida de Jesús para saber lo que significa ser fieles a la Ley de Dios.

No valen para Dios templos de piedra; ven, Señor, a mi casa, tu morada, aunque no soy digno. Límpiala, Señor, con el agua viva y el aliento de tu Espíritu. Háblame al corazón y llena sus paredes con los dones de tu Espíritu. Ven Señor a mi templo, tu morada: Quédate en ella y explícame las Sagradas Escrituras

“¡Qué deseables son tus moradas. Mi alma se consume y anhela los atrios del Señor... dichosos los que viven en tu casa!” (Salmo 83)

“¡Envía tu luz y tu verdad, que ellas me guíen hasta tu monte santo, hasta tu morada. Que yo me acerque al altar del Dios de mi alegría”. (Salmo 42)

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de El Evangelio
1

Evangelio según san Lucas (7,31-35)


También te puede interesar