Mundo GUERRA

Intensos bombardeos en Siria interrumpen entrega de ayuda humanitaria en enclave rebelde

Una comisión creada por la ONU acusa a Estados Unidos y a Rusia de crímenes contra civiles, que causaron numerosos muertos y heridos.

07/03/2018 -

DAMASCO, Siria. El convoy de ayuda humanitaria que ingresó al enclave rebelde de Ghouta Oriental, del que el ejército sirio ya reconquistó más de un tercio, debió interrumpir la entrega de alimentos y medicinas debido a los intensos bombardeos de apoyo a las tropas del gobierno en esa zona de las afueras de Damasco.

Así lo informó el responsable de la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) en Siria, Sajjad Malik, quien escribió en Twitter que la caravana debió retirarse de Duma, la mayor ciudad de Ghouta Oriental, después de nueve horas, se informó.

"Distribuimos todo lo que pudimos en medio de los bombardeos", dijo Malik y lamentó que "los civiles están atrapados en una situación trágica".

En tanto, el general Igor Konashenkov, portavoz del ejército ruso, dijo que el convoy humanitario, que tenía capacidad para evacuar hasta un millar de personas, sólo pudo sacar a 13 "debido a los ataques de los rebeldes".

El objetivo de las entregas era ayudar a unos 30.000 de los 400.000 habitantes del enclave, que sufren escasez de alimentos y medicamentos y viven encerrados en sótanos.

Crímenes de guerra

La comisión creada por la ONU para investigar los crímenes en el conflicto en Siria afirmó haber reunido evidencias de que tanto Rusia como la coalición dirigida por Estados Unidos perpetraron el año pasado ataques contra civiles que causaron numerosos muertos y heridos.

En el nuevo informe que presentará la próxima semana al Consejo de Derechos Humanos de la ONU, la comisión afirmó que un avión ruso lanzó el pasado 13 de noviembre un ataque contra un mercado en la localidad de Atarib, en la norteña provincia de Alepo, en el que murieron 84 personas y 150 resultaron heridas.

El presidente del equipo de juristas, Paulo Sérgio Pinheiro, explicó en rueda de prensa que ese acto puede considerarse un crimen de guerra en vista de que se usaron "bombas no guiadas en un área con fuerte densidad de civiles".

El informe también establece que la coalición militar liderada por Estados Unidos bombardeó en marzo de 2017 una escuela en la que decía que había 30 "terroristas", pero donde sólo había 200 civiles desplazados.Información publicada por diario EL LIBERAL. Director. Lic. Gustavo Ick.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar