ANÉCDOTAS DE TAXI: "Y... por casa, ¿cómo andamos?"

Por Víctor David Bukret.

09/06/2018 -

Veo a la señora apoyada en su ventana, y al no encontrar un puto número de lote en toda la manzana le pregunto:
-Disculpe patrona, manzana 18, lote 32 ¿es por aquí? 
-¡Aquí mismo es hijo!
-¡Gracias! ¡La espero!
No tardó en salir, pero se tomó tiempo para subir a mi auto. 

     En dos ocasiones, circunstanciales vecinas o amigas, frenaron su paso, en los escasos seis metros que separaban su portón, de la puerta del Siena.
-Disculpa hijo, cobrame la espera si quieres.
-Todo bien madre, ¿Dónde la llevo?
-A La Banda, por favor. ¡Por autopista!
-Listo, allá vamos.
(A las tres cuadras nomas empezó a hablar la tía, y no me dejó meter la cuchara en todo el viaje...)

Mira, yo no entiendo como hay gente que vive hablando de los demás... ¡Hay que tener tiempo, eh!

Honestamente yo solo me fijo en lo mío. Por ejemplo en mi cuadra, al frente viven dos hermanas, viudas, que no dejan títere con cabeza, y hasta "le dan” a los familiares. La otra de al lado, a las 6 de la tarde ya saca un sillón a la vereda, (aunque esté quemando el sol), para no perderse nada... En la casa que está a la izquierda de la mía, vive un matrimonio, docentes jubilados los dos, y también saben vida pasión y muerte de todos. En la derecha vive un viejo solterón. Chusma como ninguno. Se hace el que lee el diario, pero está atento a todo...
Cuando no pasa nada o nadie, saca a pasear un perro pulgoso y fiero, para que traiga información de la otra cuadra, donde también los chusmas florecen como claveles.

La reina del chismerío es la de la despensa. Sabe hasta las que "estarán" embarazadas...
Mi comadre tampoco se queda atrás. Aprovecha que tiene una tómbola, y le averigua todo a los que le fían. Mi marido por ejemplo es un boludo. Parece que anda caliente con la chinita esa de la verdulería... Cada rato va a comprar alguna fruta, y se queda hablando horas enteras, y cuenta intimidades familiares el pelotudo, y cuando yo quiero charlar o contar algo, ¡YA SABEN TODO! 
Yo no sé porque no compra todo de una sola vez... ¡Ah, no, pero el señor tiene que volver a ir, y volver a ir!

    Pasa que esa loca esta con las tetas al aire, siendo que hace un par de meses pario un changuito. La verdad, es que nadie sabe quién es el padre del crío... Lindo bebé es, rubito, ojos veeeerrrdes, blanco como la leche, y ella una "shalaka", criada por la Ofelia, que vende empanadas en el mercao...

Ahora que estoy pensando, un compañero tuyo sabía venir seguido a visitarla... Morochon, alto, tipo doce o doce y cuarto de la noche ya sabe estar... Pero para mí que después se tomó el palo... No sé, mira hijo, yo ya duermo luego, y al otro día corre el chismerío, y uno "sin querer" se entera cada cosa...
¡CÓMO ESAS DOS, HAS VISTO, QUE NO ME DEJABAN SUBIR AL TAXI!


 
Compartí
esta nota
También te puede interesar