×

“Ser mamá no te tiene que privar de hacer cosas”

Árbitro de fútbol hace 20 años y la llegada de su hijo no la limitó.

- 01:20 Santiago

El año que viene Andrea Loto cumplirá 20 años en el arbitraje del fútbol. Su camino no fue fácil, todo lo contrario. Recién ahora se está abriendo hacia la mujer un ámbito que fue exclusivo del hombre. Y cuando ella empezó, le costó el doble. Pero nada de lo que tuvo que pasar la desanimó, jamás pensó en bajar los brazos.

Andrea hacía todo lo que quería y se proponía, pero sentía que le faltaba algo para sentirse completa. Ese algo se llama Jhonás y tiene 3 años, junto a él celebrará hoy su día, dejando un mensaje de superación para todas las mamás.

"Mi carrera cambió mucho desde su llegada. Antes era ir a los entrenamientos, el gimnasio y los partidos de fútbol que me designaban del Consejo Federal para el domingo. En cambio ahora tengo mi trabajo en el Consejo General de Educación por la mañana, salgo al mediodía y me ocupo de mi casa y de mi hijo. Después vienen los entrenamientos, el gimnasio. Ahora también mi hogar es fundamental con mi hijo, que va a empezar el jardín", cuenta orgullosa mientras el pequeño Jhonás, vestido de hombre araña, trata de interrumpirla.

"Al principio me ha costado un poco porque era bebé y tenía que dejarlo cuando me iba a dirigir afuera. Otras veces lo tenía que llevar porque era muy chiquito. Pero ahora está más grande, tengo más tiempo y puedo dejarlo. Pero me ha costado mucho, fue un año de estar parada por el tema del embarazo, después retomar la parte física, empezar de nuevo con una dieta porque el embarazo te deja unos kilos de más. Ahora está todo bien, tengo el peso de antes, es diferente porque está él, pero el arbitraje es mi pasión y a mí me encanta", agrega dejando en claro que se puede seguir haciendo lo que a uno le gusta después de la maternidad.

Andrea esperó el momento que consideró indicado para ser mamá. "A Jhonás lo había buscado, pero esperé hasta los 35 años, cuando ya venía dirigiendo partidos. Creo que era el momento porque lo quiero disfrutar, jugar con él. Y es lo que me está pasando ahora. Mi hijo es todo, cada día me sorprende con algo nuevo, ahora va a empezar el jardín. Por ahí vamos a las canchas a ver los partidos. Me cambió la vida por completo", asegura.

Jhonás solo vio dirigir a su mamá una vez, aunque era bebé y no lo recuerda, pero ya la imita. "En Catamarca lo llevé a una cancha, pero era muy chiquito. Aquí en Santiago todavía no, pero sí habrá oportunidades. Jhonás por ahí me imita con las tarjetas, agarra mis silbatos. Yo le muestro fotos y me copia a cada rato. El día que me tenga que retirar del arbitraje él va a estar presente, creo que no está muy lejano mi retiro", anuncia Andrea.

Sin embargo, ella no quiere que su hijo sea árbitro: "Mejor que elija él cuando sea grande, pero yo no quiero que sea árbitro porque es muy difícil, es una profesión muy ingrata y en Santiago es muy competitivo. Yo pasé por muchas situaciones muy desagradables y no me gustaría que el día de mañana mi hijo pase por esas situaciones".

Andrea tiene un mensaje importante para todas las mamás en su día. Y ese mensaje es casi un testimonio de su vida. "Ser mamá no te tiene que privar de hacer cosas que puedes seguir haciendo, eso les digo siempre a las mujeres, tienen que ser una misma. El día de mañana, cuando deje el arbitraje, seguiré ligada como instructora, o sea formando árbitros, no voy a dejar esto. Ser mamá no te tiene que quitar las ganas de seguir haciendo lo que te gusta. La llegada de Jhonás no me quitó nada, al contrario, me sigue dando cosas. Me siento orgullosa de entrenar, trabajar, dirigir y ser mamá. La mamá cuando quiere, puede", dice convencida.

Día especial

Para Andrea hoy no será un Día de la Madre cualquiera. Será el primero sin su abuela Blanca, a quien su mamá Zulema le confió la crianza desde que era una bebé. "Este año la he perdido a mi otra mamá, que es la que me ha criado, que es mi abuela Blanca. A ella la voy a extrañar mucho. Todos los años la pasábamos en Quimilí, en casa de mi abuela, con mamá y mis tíos, ahora lo vamos a planificar de otra forma", cuenta al borde de las lágrimas.

Pero en el seno familiar también hay buenas noticias para celebrar. "Una de mis hermanas, Rocío, fue mamá por primera vez el jueves pasado. También vamos a celebrar la llegada de mi sobrina Aylín", cuenta ya con otro semblante.

Por último, deja otro mensaje cargado de emociones: "Mientras tengas viva a tu mamá, hay que disfrutarla y decirle todas las veces que puedas te amo. Es lo que siempre le decía a mi abuela. Y cuando estuvo enferma, vivía abrazada a ella todo el día".


Más noticias de hoy