Santiago ESPECIAL DE EL LIBERAL

ANÉCDOTAS DE TAXI | ¡Feliz Día, Canillitas!

Por Víctor David Bukret.

06/11/2018 -

No me llamó la atención la actitud solidaria del joven, sino que lo vi tenerla varias veces, con la misma persona y en la misma esquina.
El muchacho vestido de traje, hace (o ayuda a) cruzar la calle a un hombre que, no es anciano, pero tiene una gran dificultad para caminar. Llovía, como pocas veces sucede en Santiago, hacía más de dos semanas.
Entre la garúa, diviso al muchacho en cuestión, hacerme señas desde atrás de un árbol, que le servía de refugio. Subió en el asiento trasero, (algo raro en mi pago cuando se viaja solo). Tenía una insignia en el saco, pero por el revés que te devuelve el espejo no la pude deletrear. Las carpetas o expedientes que cargaba, me decían que se trataba de algún profesional. 
-¡Caballero, buenos días! - le digo, poniendo cara de paradoja. 
-¿Te parece? -me responde con una cancha de amigo y continúa - De bol… no saqué el paraguas. Llevame al Colegio de Ciencias Económicas. 
"La intriga mata al gato", pero a nosotros ¡NO!.
Los taxistas y remiseros somos curiosos... muy chusmas... "Martas, metidos, meteretes, michis, etc".
Tenía que encontrar la manera de preguntarle quién era, o qué era él, del hombre que ayuda.
-¿No salió con su papá hoy? -le pregunto.
-¿Con mi viejo? No. No vive en Santiago.
-Ah... Pensé que era su padre...
-¿Quién?
-El hombrecito que ayudó a cruzar la avenida...
-Ah... ¡Don Sandoval! No es mi papá, es el canillita de la esquina, y toda mi primaria me hizo cruzar él a mí...
El reloj marcaba $68,75. El contador me pagó sesenta y ocho pesos con setenta y cinco centavos. Y por la lección de vida no me cobró un mango.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar