Policiales TENSIÓN EN TRIBUNALES

"¡Me voy a cortar el cuello y ustedes serán los responsables!"

Actuaron jefes de la plana mayor, Usar, forenses, enfermeros y familiares. Reacción de jueces y reclamo de seguridad inmediato.

09/11/2018 -

"¡Váyanse de aquí porque me voy a cortar el cuello y ustedes serán los responsables!".

Angustia, desesperación o una puesta en escena. Un preso generó zozobra en una audiencia de tribunales, la cual pasó a segundo plano al atrincherarse en el recinto y lanzar un ultimátum: "Me cortaré y moriré desangrado".

El protagonista resultó Manuel Reinaldo Díaz, sobre quien pesan seis incidentes y golpizas a su ex pareja, María José Santillán, domiciliada en el Bº General Paz, a quien vapuleaba desde el 2016.

En junio del 2018, la Justicia lo condenó a tres años de prisión de cumplimiento efectivo. Purgó la pena y fue beneficiado con salidas transitorias, pero sujeto a duras reglas de conducta que Díaz vulneró ni bien cruzó el umbral de la prisión.

El 22 de junio reapareció en la casa de Santillán. Trepó rejas y no agredió a la mujer porque terciaron sus parientes. El 4 de agosto Díaz volvió otra vez a lo de Santillán.


Te recomendamos: Gritos, policías, forense, enfermeros y una negociación que por suerte restableció la paz


De una certera trompada la derribó y le provocó lesiones en el rostro. Huyó antes de que los familiares lo redujeran. Dos días después (6 de agosto) quedó enrejado, por ‘lesiones y amenazas’. Recuperó la libertad, aunque con restricciones e impedimentos de contacto que él no acató.

En efecto, el 23 de septiembre su audacia o descontrol fueron en marcado crecimiento. Llegó a lo de Santillán con un cortafierros y la hirió. El médico fijó 7 días de curación para la mujer. Cuando se presentó la policía, trepó los techos y extrajo dos cuchillos. Armó tal alboroto que pidió hasta la presencia del fiscal coordinador, Mariano Gómez. Fue internado en el Hospital Diego Alcorta.

Después de más de un mes de investigación, ayer se lo llevó a tribunales y se dictó la prisión preventiva. Interrumpió el fallo de la jueza Norma Morán al extraer una hoja de afeitar y desatar un escándalo.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar