Puntos de Vista MITOS Y VERDADES

Curanderismo: un fenómeno entre la creencia popular y el oportunismo (1ª parte)

“La culebrilla no curan los médicos”, “mejor andá que te midan el empacho”, “el curandero hará volver a tu novio y te cura la depresión”. Frases que se escuchan a menudo y que encierran ciertos riesgos.

11/11/2018 - D esde un simple empacho o un herpes, hasta estados emocionales extremos son situaciones que llevan a muchas personas a buscar soluciones mágicas, que siempre están alejadas de la medicina. Y es ahí cuando aparecen muchos oportunistas que se aprovechan de la falta de información y de la desesperación del que sufre una dolencia para sacar réditos, generalmente económicos, en la figura de los famosos “curanderos”. El curanderismo es la práctica de curar enfermedades y maleficios por parte de ciertas personas. Las técnicas que utilizan no están aprobadas por la medicina. Generalmente, acuden a estos sanadores pacientes que dicen sufrir de empachos, mal de ojos y culebrillas. Aunque hay quienes van en busca de mejorar su suerte en el amor o los negocios. En PDV abordamos la temática con la intención de echar luz sobre algunos mitos, y alertar sobre circunstancias que rayan lo delictivo, desde las posiciones del sacerdote católico padre Alejandro Gordillo y el médico pediatra, doctor Carlos Carabajal. Los invitados coincidieron en que el tema del curanderismo es una cuestión cultural ancestral, aunque advirtieron sobre los riesgos de acudir a éstos. “Por ahí curan el ‘ojeo’ a un bebé que no para de llorar, y al cabo de varios días acuden al médico y nos damos con una afección muy seria como una meningitis, que si se la tomaba a tiempo podía no ser tan seria”, graficó el doctor Carabajal. El padre Gordillo abordó el otro tipo de curanderos, a quienes personificó en “timadores, estafadores, manochantas”. “Es un contrasentido que una persona quiera curarse de una situación emocional extrema, haciendo daño a otra. Ese estado es el que aprovechan los timadores que dicen hacer el bien para sacar dinero o abusar de ciertas personas”, enfatizó.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar