Puntos de Vista MITOS Y VERDADES

“Hay que saber que es peligroso cuando se usa la sugestión ante una persona que sufre”

MAXIMILIANO IBÁÑEZ PSICOANALISTA

19/11/2018 -

El curanderismo y el curandero, en concepto general tiene que ver con una cuestión cultural, lógicamente, tiene un valor cultural para quienes la practican y creen en ella. Hay una gran parte de la sociedad que se pone en el lugar de “sabedores” y de “tener el poder” sobre algo de la persona que sufre, y aducen tener una solución “mágica” para ese problema. Esto, además de ser oscuro tiene que ver con cuestiones ilegítimas, y todo lo ilegítimo produce consecuencias negativas en la subjetividad de las personas. O sea, cuando busco soluciones a mis problemas por fuera de lo legítimo, ya sea por medio de un curandero o brujo, a la larga me traerá mayores problemas, consecuencias sumamente negativas.

Nos preguntamos por qué mucha gente va primero a un curandero antes que a un médico. Y hay muchas causas. Hay una cuestión social que tiene que ver con los tiempos en el sujeto, todo vertiginoso, y plantea sus tiempos y soluciones rápidas ante sus problemas. Ante eso, que también tiene que ver con una cuestión cultural que está arraigada en Santiago del Estero, es que la gente busca y necesita “soluciones mágicas” a sus problemas.

Estado

En las personas que buscan ayuda en este tipo de gente, hay un cierto grado de desequilibrio específico. Es una persona que sufre por desamor o por no poder controlar determinadas situaciones y pierde el control. Pero hay que tener cuidado. Hay que saber que es peligroso cuando se usa la sugestión ante una persona que sufre.

Uno como terapeuta acompaña, interviene, pero para ayudarlo a organizar eso con lo que la persona no está pudiendo, y le devuelve la responsabilidad, porque de alguna manera, el atribuir y buscar soluciones mágicas hace es que el sujeto se quite responsabilidad, y pone su carga en otro, para que este otro le solucione. Eso tiene consecuencias perjudiciales.

Perjuicios

He asistido a niños con esquizofrenia, sobre todo del interior, que antes de venir a la consulta habían pasado por esta gente. Con todo el drama ya encima, generalmente son los sacerdotes del pueblo los que les piden a los padres llevar al médico al niño. Pero, ¿por qué los padres llegaron a la iglesia? Porque fueron a pedirle al cura que “le saquen el mal a su hijo”, un “mal” que supuestamente le hizo alguien.

Estas creencias pueden atrasar el tratamiento que realmente necesita el paciente, y hasta obstaculizarlo.

Hablando desde una posición más científica y legal, cuando se transita por lo ilegal, se tienen consecuencias subjetivas que pueden acrecentar el sufrimiento de las personas. Estas prácticas siempre tendrán consecuencias negativas, porque son ilegales.


 
Compartí
esta nota

También te puede interesar