×

Evangelio según san Mateo (4,12-17.23-25)

- 23:09 El Evangelio

En aquel tiempo, al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: "País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló".

Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: "Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos".

Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo. Su fama se extendió por toda Siria y le traían todos los enfermos aquejados de toda clase de enfermedades y dolores, endemoniados, lunáticos y paralíticos. Y él los curaba. Y le seguían multitudes venidas de Galilea, Decápolis, Jerusalén, Judea y Trasjordania.

Comentario

Seguimos el camino de la Navidad hacia el Bautismo de Jesús. Y lo hacemos acompañados de una Palabra que sigue confrontándonos con nosotros mismos. Se trata de decir y de hacer.

De decir que somos de los de Jesús, de los que creen que vino al mundo para encarnarse, "acampó entre nosotros", de los de Dios.

Y, como nos recuerda la primera lectura, guardamos sus mandamientos, en especial, el Mandamiento del Amor.

Sabemos que no es fácil. Tenemos muchas "enfermedades y dolencias" que no nos dejan cumplir con nuestras obligaciones.

Y, además, hay muchos "falsos profetas" que hablan de cosas más atractivas para nuestros pobres oídos.

Es difícil no seguir las modas, hacer lo que hacen todos, vivir como viven muchos.

Por eso, debemos pedir continuamente a Dios que nos dé el espíritu de discernimiento, para saber qué hacer y cómo hacerlo.

Hay decisiones intrascendentes, como elegir un vestido u otro, o decidir el menú de la comida. Pero en lo que se refiere al amor, la cosa se complica.

Decidir a quién amamos y a quién no. A qué personas ayudamos y a quién no. Con quién nos relacionamos y con quién no. Somos señores de nuestra vida.

Y se nos olvida que hay mucha gente que vive en tinieblas, que no sabe que es posible ser feliz en medio de los problemas, que ha perdido por completo la esperanza. Y debería darnos vergüenza tener el mayor de los regalos, al mismo Hijo de Dios con nosotros, y no ser capaces de compartirlo. O compartirlo con los más próximos, o con los que ya lo conocen. 

Conviene revisar siempre el estado de nuestra capacidad de amar. Ver cómo es de grande el círculo de nuestras relaciones, y a quién tenemos en la "lista negra", esos que ya están perdidos, con los que no nos dignamos. Jesús predicaba en las sinagogas, y no distinguía entre amigos y enemigos. Si somos de los de Dios, hay que abrir el grifo del amor, y derramar esa agua viva entre los sedientos. "Tú eres del mundo la luz; tú eres del mundo la sal", decía hace años una canción. Que se note.

Más noticias de hoy