“Si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz”

Evangelio según san Marcos 4,21-25.

31/01/2019 -

En aquel tiempo, dijo Jesús a la muchedumbre: “¿Se trae el candil para meterlo debajo del celemín o debajo de la cama, o para ponerlo en el candelero? Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz. El que tenga oídos para oír, que oiga”. Les dijo también: “Atención a lo que estáis oyendo: la medida que uséis la usarán con vosotros, y con creces. Porque al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene”.

Comentario

Es la fidelidad de Cristo, a través de su sangre, quien nos ha hecho posible el que podamos entrar libremente al santuario. Ya no hay cerrojos ni leyes que lo impidan. Ya no hay castas, ni impedimentos que sostengan la separación del hombre con Dios. Ahora hay un camino nuevo y vivo, personal y libre, para acercarnos con un corazón purificado y reconciliado a Dios. Este es el mensaje primero que nos revela este capítulo 10 de la carta a los Hebreos. El segundo mensaje es una exhortación para que mantengamos la esperanza que profesamos, para estimularnos a la caridad y las buenas obras. La tercera es que no desertéis de las asambleas. Y en esta exhortación quiero centrarme. ¿Por qué nuestras iglesias se vacían más? ¿Es un hecho cultural? ¿Ha envejecido la edad de los creyentes? ¿Y los que quedan? ¿Son fieles a la promesa de su bautismo? ¿Es una cuestión de testimonio o de dejadez? Demasiadas preguntas para comprender lo que sucede. Muchos querrán ponerle el acento dentro, en el pecado, otros acariciarán la idea de la descristianización de Europa y otros continentes. Sin embargo, para celebrar la fe hemos de mirar al frente, por encima de todo, y sabiendo que en nuestra alma está de pie por encima de las circunstancias, hemos de sembrar el testimonio de la caridad procurando que el camino nuevo inaugurado por Cristo siga siendo un camino de esperanza para cuantos conviven con nosotros. No es una cuestión de números lo que nos mantiene en pie la fidelidad. Lo que mantiene en pie la fidelidad es la constancia y el amor convencido de que nuestra esperanza en Cristo ha sido colmada como promesa, una promesa cumplida que no hay que esconder. La fe no puede esconderse, es la luz para otras generaciones por mucha desafección que exista. La vida propuesta por Cristo, los dones ofrecidos por Dios, no pueden esconderse. De ahí que Jesús pregunte si la luz está hecha para esconderla debajo de la cama. Si escondemos a Dios con nuestras actitudes y pensamientos, Dios se descubrirá por su propia luz.

 
Compartí
esta nota

También te puede interesar