Economía COSTOS

Dante Sica insistirá con la reforma laboral que genera resistencia en los principales sindicatos

09/02/2019 -

El gobierno nacional pondrá en marcha el próximo jueves el Consejo Asesor del Trabajo para relanzar la reforma laboral y eludir la renovada resistencia a la revisión de los convenios colectivos encabezada por los gremios industriales y el sindicalismo duro liderado por Hugo Moyano.

Se trata de la nueva estrategia impulsada por el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, con el doble objetivo de emprolijar los proyectos laborales elaborados por la gestión previa de Jorge Triaca y, a la vez, mostrar una señal de respaldo a los cambios exigidos por el FMI, en vistas de una nueva misión del organismo que llegará este lunes a Buenos Aires para definir un nuevo desembolso por u$s11.000 millones. El grupo de expertos presidido por Julio Simón, un excamarista del Trabajo vinculado al gastronómico Luis Barrionuevo y al sindicato metalúrgico UOM, tendrá entre sus principales tareas asesorar a Sica en torno al régimen de contrato de trabajo, las tendencias locales y globales en el ámbito laboral y conflictos, así como en los planes de empleo y capacitación.

Lo acompañarán magistrados retirados, académicos de renombre y letrados con trayectoria en el sector privado y sindical, un gesto que ya empezó a cosechar apoyos por igual entre el empresariado, el sindicalismo dialoguista y la Justicia del Trabajo.

De esa forma, el ministro buscará neutralizar las dificultades que empezaron a experimentar en las últimas semanas las mesas sectoriales, en donde los sindicatos textiles, metalúrgicos, camioneros y marítimos salieron en cascada a patear el tablero, al oponerse a una serie de cambios.

Los mismos comprenden el abaratamiento del régimen de indemnizaciones, la reducción del pago del aguinaldo, la flexibilización de la jornada laboral y la modificación de las categorías y estructuras salariales, entre otros puntos que ya fueron contemplados en su momento por la dura reforma implementada en Brasil.

El esquema oficial preveía que, a cambio de una modificación de los convenios, las empresas se comprometerían a sostener el empleo como en Vaca Muerta, o a conceder mejoras salariales en paritarias, el camino seguido por Capitanes de Ultramar.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar