Evangelio según San Marcos 9,14-29

25/02/2019 - En aquel tiempo, cuandoJesús y los tres discípulosbajaron de la montaña,al llegar adonde estaban losdemás discípulos, vieronmucha gente alrededor, y aunos escribas discutiendocon ellos. Al ver a Jesús, lagente se sorprendió, y corrióa saludarlo.Él les preguntó: “¿Dequé discutís?”Uno le contestó: “Maestro,te he traído a mi hijo;tiene un espíritu que nole deja hablar y, cuando loagarra, lo tira al suelo, echaespumarajos, rechina losdientes y se queda tieso. Hepedido a tus discípulos quelo echen, y no han sido capaces”.Él les contestó: “¡Gentesin fe! ¿Hasta cuándo estarécon vosotros? ¿Hastacuándo os tendré que soportar?Traédmelo”.Se lo llevaron. El espíritu,en cuanto vio a Jesús,retorció al niño; cayópor tierra y se revolcaba,echando espumarajos.Jesús preguntó al padre:“¿Cuánto tiempo hace quele pasa esto?”Contestó él: “Desde pequeño.Y muchas veceshasta lo ha echado al fuegoy al agua, para acabar conél. Si algo puedes, ten lástimade nosotros y ayúdanos”.Jesús replicó: “¿Si puedo?Todo es posible al quetiene fe”.Entonces el padre delmuchacho gritó: “Tengo fe,pero dudo; ayúdame”.Jesús, al ver que acudíagente, increpó al espíritu inmundo,diciendo: “Espíritumudo y sordo, yo te lo mando:Vete y no vuelvas a entraren él”.Gritando y sacudiéndoloviolentamente, salió. El niñose quedó como un cadáver,de modo que la multitud decíaque estaba muerto. PeroJesús lo levantó, cogiéndolode la mano, y el niño sepuso en pie.Al entrar en casa, susdiscípulos le preguntarona solas: “¿Por qué no pudimosecharlo nosotros?”Él les respondió: “Estaespecie sólo puede salircon oración y ayuno”.ComentarioHemos concluido la cartaa los Hebreos y comenzamosa escuchar las enseñanzasdel Eclesiástico.Se inicia con una sentenciadefinitiva: “Toda sabiduríaviene del Señor y está conél eternamente”. Esta palabrailumina todo el quehacerhumano para motivarleen su percepción y desarrollo,de modo que se ordeneadecuadamente al finde sí mismo en Dios. Estasabiduría creada va unidaa la inteligencia y la prudencia.Su existencia es anteriora todo lo creado y esotorgada a toda la creación,que de diverso modo, la revelay actúa con ella.Es una muestra de la generosidadde Dios, otorgadagratuitamente y de maneradiferenciada. El autor sagradodestaca que “fue derramadasobre todas susobras”, de modo que en lo inanimadose manifiesta la Sabiduríadivina por la grandeza,orden y bondad que ensus obras se contienen y enlos “vivientes” alcanza suculmen en el ser humano, alque ha dotado de inteligenciaracional y libre albedrío,de modo que la prudencia gobiernetodas las decisiones ynada empañe su condición deimagen de Dios. 

 
Compartí
esta nota
Las cinco más leídas
hoy de El Evangelio
1

María esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo


También te puede interesar