×

Rincones argentinos en el mundo

Lugares vinculados con la historia argentina en Francia.

- 13:00 Santiago

La inf luenc i a de Francia en la Argent ina acompaña toda la historia nacional. Ya en los tiempos de la Revolución de Mayo, los textos liminares eran aquellos provenientes de los pensadores franceses que fueron inspiración de la Revolución Francesa, tales como Montesquieu, Descartes, Tocqueville y tantos otros.

Y cuando la Argentina comenzó su gran desarrollo económico de la mano de la alta burguesía de la pampa húmeda, el modelo de imitación cultural fue la Francia de los siglos XVII y XVIII, lo que quedó plasmado en la vestimenta, la arquitectura, las costumbres sociales e incluso en el hecho de que las familias acomodadas enseñaban francés como primer idioma a sus hijos.

El centenario de la Revolución Francesa y la Exposición Universal de París, ambos hechos en 1889, fueron la excusa para “afrancesar” a nuestra sociedad, con la mira puesta en la celebración del centenario de nuestra Revolución en 1910.

Sin embargo, la ideas de estas páginas es inversa: recorrer la influencia de la historia argentina en varios lugares del país galo, y descubrir rincones argentinos en su territorio.

LOS LUGARES DE SAN MARTÍN EN FRANCIA

José de San Martín emprendió su exilio europeo en 1824, luego de viajar por el Ecuador, el Perú, Chile y Argentina posteriormente a la entrevista de Guayaquil celebrada el 26 de julio de 1822, donde el Libertador se reunió con Simón Bolívar. Viajó con su hija Mercedes, de sólo ocho años, y vivió en Inglaterra, Escocia, Bélgica y finalmente en Francia, en diversas localidades. Sólo intentó volver a Buenos Aires en 1829, y decidió no desembarcar frente a la situación virtual de guerra civil de aquel entonces. En Francia se encuentran identificados los edificios que habitara en su tiempo San Martín, e incluso las dos tumbas que ocupó su cadáver antes de ser repatriado en 1880, 30 años después de su muerte.

SU CASA EN PARÍS

Una placa de bronce recuerda en el frente del edificio de la calle Saint George 35, en el barrio St. Georges, cerca de Montmartre, a unos mil metros de la basílica del Sagrado Corazón, el departamento que José de San Martín habitara con su hija, su yerno Mariano Balcarce y sus dos nietas, María de las Mercedes y Josefa Dominga desde 1831 hasta 1848. Era el domicilio parisino del Libertador, que ocupó exclusivamente hasta que su gran amigo y confidente, Alejandro Aguado, el marqués de las Marismas del Guadalquivir, un asturiano masón, a principios de 1834 le dio el dinero necesario para comprar el único inmueble que poseyera el Libertador en Europa: la casa de Grand Bourg.

SU CASA EN EVRY SUR SIENE. LA CASONA DE GRAND BOURG

A treinta kilómetros al sur del centro de París, en el pueblo de Evry, a menos de trescientos metros de la orilla del río Sena, se encuentra en pie la casa de campo que San Martín disfrutó por mayor tiempo en Europa. La prefería para recibir a sus visitantes ilustres: ministros y consejeros de Francia, Juan Bautista Alberdi, Domingo Faustino Sarmiento y sobre todo sus amigos militares colegas de la guerra de la Independencia.

Allí solía convertirse en el abuelo “compinche” de sus nietas, habiendo relatado en cartas y testimonios orales como les enseñaba a cuidar sus flores preferidas, las dalias y como, a espaldas de sus padres, don José mostraba a sus nietas las armas que tenía en un galpón, a metros de la casa. En esta casa histórica nació Josefa en 1836.

Esta construcción es hoy un convento de la Congregación de Nuestra Señora de Sión, llamado de “La Solitude” (en castellano de la Soledad), con algunas reformas que no han desnaturalizado la casa del Libertador, y que las monjas que lo habitan, cuya superiora es la hermana Pilar, una prima del antiguo obispo de Puerto Iguazú, Monseñor Joaquín Piña, reciben con gran alegría y asombro las visitas de argentinos, peruanos y chilenos, que leen con fruición las placas de homenaje a San Martín en el muro perimetral del terreno.

Esta casa de Grand Bourg fue reproducida hacia 1940 en nuestro país, en un predio ubicado en el viejo barrio de Palermo Chico, con total exactitud, salvo por un detalle. Para que la humildad de la casa del Libertador no quedara opacada definitivamente por los palacios que la rodeaban, se decidió aumentar su tamaño en un tercio. Es hoy la sede del Instituto Nacional Sanmartiniano.

Eduardo Lazzari.

Más noticias de hoy