Pura Vida ANIMAL DE RADIO Y TV

Sentido adiós a un gran innovador

Su voz fue la voz de la radio. Murió Juan Alberto Badía, y con él se fue uno de los enormes creadores del medio. Un gran tipo que nunca hizo alarde de serlo. Jóvenes santiagueños que trabajaron con él lo evocaron. El 2009 fue el año en que estuvo en Frías, Santiago (se alojó en el Hotel Coventry, foto) y Atamisqui.

30/06/2012 - Fue en el año 2009 cuando Juan Alberto Badía visitó Santiago del Estero. Era el año en que, por Canal 7 conducía Estudio País 24 y, entre sus colaboradores, a Lucrecia Carrillo, una joven santiagueña que reportaba para ese ciclo televisivo todo el acontecer social de nuestra provincia. Lucrecia había reemplazado a su comprovinciano Víctor Manuel Paz.
Badía, uno de los verdaderos símbolos de la radio y la televisión argentina, estuvo acompañado por Martín Jáuregui, productor.
Su paso por tierra santiagueña no se limitó únicamente a pernoctar en la “Madre de Ciudades”, sino también a brindar ayuda para una escuela de Atamisqui.
Precisamente, en la Escuela Nº 748 Bernardino Rivadavia, de Atamisqui, Badía entregó personalmente útiles escolares, juguetes y mobiliarios.
Todos estos elementos habían sido donados por los santiagueños que acudieron a su convocatoria.
Con ellos estuvo Lucrecia Carrillo, entonces colaboradora de Estudio País y ex docente de la Escuela Nº 748 Bernardino Rivadavia en los años 2006 y 2007.
Oportunamente, además de útiles escolares y mobiliarios, también entregaron una fotocopiadora, computadoras, estufas y ventiladores.
En el “Indio”
Fue en el patio del “Indio” Froilán González donde Lucrecia Carrillo cargó los juguetes y demás donativos que llevaron los santiagueños para que, a través del programa Estudio País, fueran entregados en la escuela atamisqueña.
Y fue a Froilán González, Eduardo Mizzoguchi y a Teresa Castronuovo, y una nutrida delegación de santiagueños, que Badía recibió en los estudios de la ex ATC para promocionar, el 21 de junio de 2007, la Marcha de los Bombos.
El músico Marito Ruiz, que participó de aquel encuentro, en diálogo con EL LIBERAL, evocó la figura de Badía: “Me dejó la maravillosa sensación de su voz comunicando nuestra identidad, la energía que rodeaba ese momento fue única y la voy a atesorar por siempre en mi corazón”.
El cantautor resaltó: “Verlo en los pasillos del Canal 7 antes de que se encendieran las cámaras, verlo caminar hacia el set, escucharlo hablar, sus gestos, cómo nos recibió y cómo pronunció Santiago del Estero, todo fue muy emocionante para mí”, resaltó.
En Frías
En su transitar por las rutas santiagueñas, Juan Alberto Badía también estuvo en Frías.
En la “Ciudad de la Amistad” conoció no solamente la bonhomía de su gente sino también la casa de la escritora Selva Yolanda Ramos.
Badía era un conocedor de las distintas geografías de la Argentina.
En oportunidad de dialogar con EL LIBERAL, no solamente se refirió al aspecto paisajístico que tantos poetas y escritores se refirieron, sino que profundizó en “ese corazón enorme, en la sabiduría de su gente y en la dedicación que tiene el santiagueño por el trabajo”.
Amante de la música, el folclore es, “eso sí, después de The Beatles”, un género que lo sedujo desde muy joven.
Por los distintos programas que condujo para radio y televisión, pasaron artistas santiagueños, desde Carlos Oscar “Peteco” Carabajal hasta los entonces Los Mishquis y Francisco Lugones. Una amplia gama de músicos argentinos que el presentaba con enorme sabiduría.


Difusor de las costumbres y tradiciones santiagueñas

Estudio País tenía un espíritu federal. Fue un espacio donde tenían cabida todas las expresiones que hacian a la identidad de la Argentina como Nación.
En ese mosaico pluralista, Santiago del Estero nunca estuvo ausente. Desde músicos y compositores pasaron por ese escenario al que el pueblo argentino consagró.
Así fue como el 21 de junio del 2007, el “Indio” Froilán González y una nutrida delegación de artistas santiagueños (Marito Ruiz, Eduardo Mizzoguchi y “Chimpa” Núñez, entre otros) estuvieron en Estudio País para promocionar la Marcha de los Bombos. Badía fue un gran difusor de las costumbres y tradiciones de Santiago del Estero.



Víctor Paz, el primer santiagueño con Badía

Víctor Paz, en el año 2006, fue otro de los santiagueños que representó a nuestra provincia en Estudio Pais.
El joven, quien trabaja con su padre Mario Paz en la elaboración de bombos, mostró a Santiago del Estero con transmisiones en vivo (es recordada la que hizo desde Las Termas y también desde la Casa del Folclorista de Santiago).
En oportunidad de dialogar con EL LIBERAL, Paz rememoró que Estudio Pais tenía una “visión antopológica”.



Mizzoguchi y Marito Ruiz y el privilegio de estar con “Beto”

Eduardo Mizzoguchi, percusionista, y Marito Ruiz, cantautor, compartieron momentos con Badía cuando fueron a promocionar la Marcha de los Bombos en Estudio País.
“Me dejó la maravillosa sensación de su voz comunicando nuestra identidad, la energía que rodeaba ese momento fue única y la voy a atesorar por siempre en mi corazón”, recordó Ruiz.
Tanto Mizzoguchi como Ruiz destacaron la calidad de persona que era Badía. Pusieron de relieve el conocimiento que tenía de nuestra provincia.



“Estoy muy triste, no puedo parar de llorar”

“Estoy muy triste, no puedo parar de llorar”.
Quien se expresó de esta manera es Lucrecia Carrillo, la docente y actriz santiagueña que en el año 2009, fue la representante de Santiago del Estero en el programa Estudio Paíis.
“Juan fue un caballero, un maestro, un creativo, un arriesgado, un visionario y por sobre todo: un hombre generoso”, evocó Lucrecia.
“Juan fue alguien que con un simple halago te cambiaba el día y la percepción de uno mismo. A Juan le debo el coraje para afrontar los retos. Cada vez que dudo si soy capaz de algo, pienso: ‘Si este tipo que es un groso, confió en que yo era capaz, cómo no voy a pensarlo yo’”, consignó.
“Le debo la felicidad de haber visto miles de ojitos de changuitos santiagueños llenos de alegría por un camión cargado de regalos, conducido por un señor de muy linda voz y porte de caballero cuando llevamos las donaciones que habíamos reunido en Estudio País para la escuelita de Atamisqui donde fui docente”, dijo.



“Llegó así nomás, como lo hace cualquier amigo”

“Llegó así nomás, como lo hace cualquier amigo que nos visitan diariamente”.
Quien relató esta anécdota fue Daniel Nazar, el “Flaco”, cuando Badía, el 8 de agosto de 2009, se le presentó en la Sala de Lectura y Centro Cultural Selva Yolanda Ramos, de la ciudad de Frías.
Badía venía de Catamarca. Ni bien pisó el suelo friense, se fue directamente a ese solar donde está la memoria activa de la gran poetisa friense.
Si Nazar estaba sorprendido por la presencia espontánea de Badía, mayor fue asombro cuando el querido “Beto” se dirigió a él para preguntarle si él era el “Flaco” Nazar.
“Vos sos el “Flaco” Nazar, me dijo apuntándome con el dedo índice mientras cruzaba la calle con una ancha sonrisa y me agradeció por recibirlo y colaborar con su programa. Qué grandeza de este hombre que nos dejó una enorme enseñanza a todos los argentinos”, evocó Nazar ante EL LIBERAL.
“Yo soy el agradecido por haberlo conocido. Yo estaba mudo ante él. ¿Cómo Juan Alberto Badía nos estaba agradeciendo a nosotros cuando era exactamente todo lo contrario?”, especificó Nazar.
Nazar sostuvo que está orgulloso de haber cooperado con un “una persona sensible, un hombre compenetrado con los sentimientos de la gente, un profesional con mayúsculas que no hizo otra cosas que dejar buenas enseñanzas y entregar mensajes optimistas, de vida”.
La cordialidad es otro de los atributos que destacó Nazar de Badía.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar