×

“Nada de lo que haga me devolverá a mis hijos muertos, pero no quiero perder al único que me queda”

- 00:14 Policiales

“Recuerdo a mis hijos todos los días. Es una locura para mí vivir y no verles sus caritas o escuchar las ocurrencias que tenían. Mi “Chula” era tan alegre, vivía sonriendo y tenía cada ocurrencia, ella nos alegraba la vida”, recuerda Mayra mientras las lágrimas recorren su rostro al cumplir un mes de la tragedia donde los menores fallecieron calcinados.

Mayra tiene 23 años y vive con su madre y sus hermanos en una casa de calle Catamarca del Bº Los Lagos. Desde el día del fatal hecho -que se cobró la vida de Alejandra (3) y Lionel Maciel (6)- la joven no logró abrir nuevamente la casa donde residían.

“Mi casa quedó cerrada y lo único que me quedó de mis hijos fueron algunos juguetes. Jamás fue mi intención dejarlos solos para que se mueran. Capaz que si estuvo mal que los dejara solos, pero estaban durmiendo, y nosotras sólo demoramos 15 minutos. Nunca pensé que iba a pasar algo así. Mis hijos no jugaban con el espiral”, sostuvo la joven mientras refregaba sus ojos. “Al principio sentía culpa, pero los psicólogos me explicaron que fue un accidente. Hay cosas que no entiendo, la Justicia me dijo que hallaron dos encendedores y yo en casa no tenía encendedores. Al contrario, había prendido el espiran en la casa de mi mami”, explicó.

Consultada sobre esa fatídica noche expresó: “Mi mamá tenía que cobrar. Como los chicos dormían acepté acompañarla. Llamé un remís que nos llevó, nos esperó y nos trajo de regreso. Cuando volví y me acerqué sentí el humo. Abría la puerta y mis hijitos estaban en el piso. Me metí y los saqué. Mi mamá levantó a mi hija, yo sabía que ella estaba muerta. Yo lo tenía en mis brazos a Leonel”, enfatizó. Hizo un breve silencio y se quebró en llanto.

Algo repuesta, Mayra contó: “Lo puse en el piso y le hice respiración boca a boca. Le pedía a Dios que no se me lleve a mis hijos y ahí él tosió. Lo cargamos en la moto y en el camino encontramos una ambulancia que nos llevó hasta el Cepsi, estuve con mi hijo cada minuto hasta que Dios me lo llevó”.

“Nada de lo que yo haga o diga me va a devolver a mis hijos muertos. Sólo Dios sabe lo que me arrepiento y lo que me duele no tener a mis hijos conmigo. Lo único que quiero ahora es que me dejen ver a Geremías, que es lo único que me queda para vivir”, suplicó.

Consultada sobre el menor, Mayra manifestó que actualmente está al cuidado de su abuela paterna. “Pascual se acercó a mí después de la muerte de los chicos diciéndome que teníamos que estar bien por Geremías, un día se lo llevó y nunca más lo trajo. La Subnaf decidió que él quede con ellos, pero no entiendo por qué, si el hermano de él está acusado de abusar de mi hijo”, explicó.

“Yo entiendo que ellos -por las autoridades de la Subnaf- digan que no pueden estar conmigo por lo que pasó, pero yo quiero que lo lleven a un lugar donde yo lo pueda ver, no quiero que me alejen de mi hijo. Nunca más voy tener hijos (por una cirugía que le realizaron durante el último parto) les pido que no me quiten al único que me queda”, finalizó. l


Más noticias de hoy