×

La durísima confesión de Marcela Baños: “A los 21 años me violaron”

- 16:16 Pura Vida

Marcela Baños, conductora de “Pasión de Sábado” brindó un testimonio revelador ante las cámaras de Intrusos: “A los 21 años me violaron, mis papás se están enterando ahora”.


Te recomendamos: "Esta noche compiten los santiagueños finalistas de "Genios de la Argentina""


Me quiebro porque no puedo creer que voy a hablar de esto, pero está todo bien”, expresó Baños, al tiempo que aseguraba que sus padres se enterarían en vivo ya que nunca había hablado del tema.

“Yo estaba en el colectivo con mi mamá y conocí a una persona que me convocó para participar de Miss Argentina. En ese momento te llamaban a tu casa porque no había otro medio. Entonces, me hicieron el entre, y a mi mamá, que era tan inocente como yo, porque no me enseñaron a ser mala, me enseñaron a ser buena, educada y confiada”, narró.

Y agregó: “Resulta que yo creo que me salvé de caer en una situación muy mala, pero aun así tuve que atravesar una muy difícil”. La periodista contó cómo iba a una casa donde “dos hombres y una mujer” le enseñaban a desfilar.

“Me ponían libros en la cabeza, como le hacían a las modelos en ese momento. En un momento de toda esa ficción me daban un té y en ese té me drogaban. Después venían los: 'Vamos a relajarte', yo caía totalmente dormida en esa camilla. Lamentablemente eso no sucedió una sola vez, sino que creo que fueron varias. Porque en una de ellas me desperté y tenía a una persona encima de mí”, contó.

La mujer confesó que “para una mujer es terrible contar que fue violada”. Y sentenció: “Hoy lo puedo hablar porque tengo 43 años y tengo las cosas ordenadas en mi cabeza. En ese momento hubiera dicho cualquier cosa”.

Marcela lamentó profundamente no habérselo dicho a sus padres: “Yo creo que en este momento hay gente que está muy triste. Mis padres, por ejemplo. Les mando un beso. Estoy bien”.

No lo sabían. Es muy difícil salir adelante. Decírselo a tus padres es quebrarte mil. Yo soy una mujer fuerte y tuve que sacar la fortaleza de donde no la tenía. El primer tiempo me la re contra banqué sola. No se lo conté a nadie. No tenía palabras. Estaba muy triste”, agregó.

Fue un trabajo personal no tener miedo, no salir a la calle y tener miedo, porque tocás fondo con vos mismo y te miras al espejo y decís: '¿Qué vas a hacer? Ponete las pilas, hoy no funcionó, mañana lo mismo'. Hasta que un día hacés el clik y decís: 'Vamos por acá, despacito a mi tiempo'”, cerró.

Más noticias de hoy