×

Bokalic pidió un diálogo por acuerdos básicos entre todos los sectores para salir de la crisis

- 12:15 Política

El obispo de la diócesis santiagueña Vicente Bokalic se refirió a la situación política que vive el país en plena carrera electoral de distintos sectores para llegar a la Presidencia de la Nación, contexto en el cual pidió que prime el afán por “preparar juntos estrategias realistas” para salir de “la tremenda crisis” que se vive.

Bokalic habló con EL LIBERAL y deslizó varios conceptos sobre el momento político que vive el país, a la par que se refirió también al encuentro que mantuvieron los obispos de todas las diócesis de la Argentina con el papa Francisco en la visita ‘ad limina’ que realizaron al Vaticano. Destacó que el prelado ‘quiere venir al país a la par que indicó que “no va a pasar mucho tiempo para que Mama Antula sea canonizada”.

Hace unas semanas Ud. fue muy duro pidiendo a los políticos que no hagan promesas que no van a poder cumplir, solo para ganar votos. ¿Cómo ve lo que sucedió esta semana?

No estoy interiorizado de todos los movimientos que hubo en la política porque estuve concentrado y aislado en un retiro de los curas, con nuestra temática propia. No estoy en los detalles, pero es muy propio de un año electoral que se presentan posibles candidatos que vayan haciendo sus estrategias electorales, que son legítimas. Y ojalá que realmente pongan en primer lugar la problemática seria que vive nuestro país y que padece de una manera muy especial la gente más vulnerable, más pobre, que ha quedado fuera del sistema.

El papa Francisco utiliza palabras muy clásicas y decidoras: esta economía mundial en la que estamos metidos ha producido muchísima pobreza, una desigualdad muy grande. Nosotros no estamos ajenos a eso. La tarea del político que quiero resaltar, es que la política es muy noble. Nosotros en la Iglesia cuando hablamos de los políticos no decimos que la política es mala. Ojalá que prime en estos, el afán realmente de preparar juntos estrategias realistas, de cómo ayudar a salir de este estado de pobreza estructural que tiene nuestro país. Sabemos que esto no es nuevo. En estos últimos tiempos se ha agudizado pero, somos muy conscientes de hace muchos años que tenemos una pobreza estructural del 30%. Estamos ahora más arriba todavía y hay gente que no ha salido. En su momento fueron apareciendo algunos tipos de beneficios para la emergencia. Pero esta emergencia no puede eternizarse, hay que buscar dignificar a la gente. Este es el gran tema.

¿Cuánto aporta a las cuestiones de fondo la discusión que hubo sobre posicionamientos políticos y de candidaturas?

El juego político es legítimo y me parece muy bien que lo hagan. En este tiempo, ha aparecido algo que nosotros en su momento hemos señalado: En momentos de crisis tremendos como padecimos en el año 2001, hubo un gesto de grandeza de todos los sectores sociales, en un diálogo abierto para buscar salidas juntos. Éste es el espíritu que tiene que primar en este momento. No podemos volver a la soberbia que un grupito puede salvarnos. Creo que es una actitud soberbia y que supera a un sector. La magnitud de la crisis es tremenda, los efectos los tenemos permanentemente en tanta gente que está deambulando, pidiendo y lo vemos en nuestras parroquias, en nuestras barriadas con aquellos que muchas veces no tienen ni ánimo de pelearle a la vida.

Creo que la actitud esta, de decir que yo solo no puedo resolver esto, que mi grupito no lo puede resolver, que vamos a buscar con otra gente que tiene otras propuestas como los actores sociales, los políticos, los empresarios, sindicatos, Ong, comunicadores, buscar juntos este espíritu de construir, no de destruir ni descalificar, la Iglesia los va a acompañar. Este espíritu, quizá una convocatoria a un diálogo para unos acuerdos básicos, debería estar primando, especialmente en la gente de poder, la que conduce nuestra sociedad. Ojalá los que sean elegidos inicien una actividad con este espíritu de llamar a un diálogo sincero. La Iglesia los va a acompañar porque buscamos el bien de la gente. Pero queremos ver actitudes serias, transparentes, no se pueden hacer en este momento promesas, hay que ser realistas.

¿Qué opinión le merece el pedido del Papa a los políticos respecto de no sacarse fotos con pobres en la campaña?

Si uno se saca una foto, tiene que ser muestra de una actitud permanente de servicio. Pero no usemos a los pobres para esas cosas, no los usemos porque después nos olvidamos. Cuando uno recorre nuestras diócesis, a veces pasan en la campaña y después no aparecen los funcionarios. Yo le haría la pregunta cuántas veces van a visitar esos lugares. Sabemos que están muy ocupados pero sabemos que hay lugares que necesitan de la presencia nuestra, si me saco una foto es porque estoy atendiendo, sirviendo, haciendo que algo nuevo pase en esas comunidades o barriadas. Sacarse una foto simplemente para una propaganda, me parece que es una deslealtad y es un poco quitarle la dignidad a la pobre gente que necesita esperanza pero basada en hechos muy concretos, de servicio, de que estamos buscando juntos porque tienen una presencia mucho más constante allí donde hay dolor, donde hay marginación, donde hay tantas situaciones que claman por justicia, por justicia verdadera, por mayor dignidad.

¿Qué posición tiene respecto de una amnistía o perdón a quienes cometieron actos de corrupción siendo funcionarios públicos?

Creo que tenemos que avanzar como sociedad democrática. Hay tres poderes que tienen que cumplir lo suyo. El Ejecutivo, el parlamentario con la elaboración, estudio y promulgación de leyes, y la Justicia que tiene que ser independiente. Tenemos que avanzar sobre esto más allá de cualquier color político, me parece que la sociedad reclama gestos, signos muy claros de transparencia en este sentido, porque los padecemos siempre. ¿Cuántas causas llegan hasta el final? Por eso es el descrédito, a veces, de la Justicia. A veces el que paga el pato es el pequeño y como decimos en criollo: lo castigamos a aquel que roba una gallina, pero y ¿aquéllos que hacen especulaciones, que corrompen y se han hecho de fortunas inmensas que no pueden justificar? Entonces la Justicia tiene que avanzar en eso y tiene que hacer que se cumpla. Primero, tiene que dar sentencia justa, definitiva si queremos que la Justicia sea creíble, si queremos avanzar como sociedad democrática, la Justicia tiene que hacer lo suyo y en eso estamos todos implicados, nosotros también tenemos que respetar las leyes. Ojalá que como sociedad madura avancemos en una Justicia independiente.

¿Qué mensaje surgió de la reunión que mantuvieron con el Papa?

El Papa nos ha recibido a tres grupos de obispos en una visita ‘Ad Limina’. Es un encuentro cada 5 años y éste, fue el primero como Papa del cardenal Bergoglio, para ver la situación de la Iglesia.Lo encontramos muy bien, muy lúcido a pesar de sus años y su intensísima actividad. Tuvimos un encuentro de dos horas en un diálogo abierto. Eramos 35 obispos. El papa Francisco es un gran escuchador y escucha más allá de las palabras, en los gestos. Hay una cosa muy linda con el Papa que es la comunión que hay entre nosotros y que también es capaz de aceptar las críticas. Y es esa postura, como decimos tantas veces, qué nos pasa en la sociedad: aquel que piensa distinto, que siente distinto no es mi enemigo. Es un hermano que tiene otra mirada, pero juntos vamos construyendo, es una actitud permanente de saber escuchar dejando atrás los prejuicios, las posturas a veces rígidas. Esto nos impide la construcción de una comunidad que hoy nos pide que trabajemos juntos para llegar a tanta gente que está esperando un poco de esperanza.

¿Francisco quiere venir a la Argentina?

Tiene muchos deseos de venir, pero también su agenda y las problemática del mundo lo preocupan mucho. El quiere venir, pero cuando elige un lugar, elige donde hay quizá situaciones de guerra, de conflicto, realmente históricos y muy serios.l


Más noticias de hoy