×

Piden cárcel para directivos de una empresa por el suicidio de 35 empleados

- 18:08 Mundo

La Fiscalía francesa pidió un año de cárcel y 15.000 euros de multa para siete directivos de la empresa France Télécom, que enfrentan un juicio por el suicidio de 35 empleados hace una década, informaron hoy medios locales.

El Ministerio público requirió, además, ante el Tribunal Correccional de París una multa de 75.000 euros para France Télécom, firma que fue pública hasta 2004 y que desde 2013 se llama Orange, la primera gran empresa inculpada por "acoso moral" en Francia.

"France Télécom fue en los años 2000 un símbolo del sufrimiento en el trabajo. Sólo en un año, de 2008 a 2009, 35 trabajadores se quitaron la vida, varios de ellos en su lugar de función", reportó el diario france24.com.

Se trata de un caso de "acoso moral organizado a escala de una empresa por sus dirigentes", expresaron los jueces en el comienzo de las audiencias por el juicio, que comenzó el pasado 6 de mayo.

Didier Lombard, quien estuvo a la cabeza de la empresa entre 2005 y 2010; el ex número dos, Louis-Pierre Wenes, y el ex director de Recursos Humanos Olivier Barberot, son juzgados por "complicidad" junto a otros cuatro directivos.

Los primeros tres se exponen a un año de cárcel y 15.000 euros de multa por haber "puesto en marcha un complejo programa de reestructuración que tenía como objetivo el despido de 22.000 de 120.000 empleados y 10.000 cambios de puestos de trabajo", mientras que los otros cuatro se enfrentan a ocho meses de prisión y 10.000 euros de multa.

Los hechos se remontan a finales de la década pasada, cuando France Télécom, una vez privatizada, estaba en transición por la competencia de nuevos operadores de telecomunicaciones y la transformación de la tecnología digital.

Se le atribuye al ex presidente Lombard, aunque él lo niega, haber dicho que tenía intención de "sacarse de encima a empleados de una forma u otra, por la ventana o por la puerta".

Según los jueces de instrucción, este grupo de dirigentes empleaba "dispositivos de desestabilización del personal" como "controles excesivos, marginalización de ciertos empleados y múltiples reorganizaciones".

"Estoy esperando que los viejos líderes digan que se arrepienten, que reconozcan que han ido más allá de los límites", dijo el representante del sindicato Sud, Patrick Ackermann, citado por el diario Le Monde.

Por su parte Béatrice Pannier, de 56 años, quien se desempeñó como operadora desde 1982 en la empresa y quien permanece con licencia médica desde 2011, cuando intentó suicidarse en su lugar de trabajo, dijo que espera que los acusados "utilicen excusas".

"Mi vida está rota, pero la hora de la verdad ha llegado", aseguró.

Más noticias de hoy