×

“Me ataba, me golpeaba y yo corría hacia las monjas”

- 23:11 Policiales

La ausencia de Malena obró en su madre como un disparador para que se animara a revelar que fue protagonista de una vida plagada de humillaciones y golpizas.

Habría confiado a la policía que mientras fue pareja de Marcial Cisneros, el hombre “vivía golpeándome. Llegó a atarme y hasta patear a uno de mis hijos, muy bebé”.

“Yo corría hacia las monjas para que no me matara”, recordó, al aludir su vida en Colonia San Juan.

Elvecia vive hoy en Suncho Corral. “Me fui disparando de Colonia San Juan, o él iba a matarme”, subrayó la mujer al fiscal.

Detalles

Humilde y aterrada, ella va soltando detalles de lo que asegura, es la personalidad de Marcial, a quien según contó, incluso los hijos le temen y mucho.

Aferrada aún a una pisca de esperanza, Elvecia declaró en la Seccional 28 de Suncho Corral y en Figueroa, que el sospechoso de la desaparición es Marcial.

Desde esa certeza, los policías condujeron en dos ocasiones a la 28 al hombre, sin obtener nada fructífero para la causa.

“Siempre que veníamos a la fiesta, mi hija prefería quedarse, pero volvía a casa a los dos días en el colectivo”, profundizó Elvecia a la policía.

Como los investigadores todo lo chequean y repreguntan, ahora ya indagan en los hijos menores.

Intuyen que ellos podrían haber escuchado las charlas y aspiran a conocer más de esa relación gris que “unía” forzosamente a Elvecia con el hombre.

Sobre todo, pretenden desentrañar el porqué de sus preguntas incisivas de ella hacia su hija Malena, tras cada viaje.

“¿Te hizo algo?”. Una y otra vez, la respuesta de la adolescente era: “¡Mi papi no es un atrevido”! Sobre ese “punto” los policías más inquisitivos acentúan su tarea.l


Más noticias de hoy