×

“Narcos VIP”: Luciano “Kiwi” Gamboa picó en punta como “imputado colaborador” o arrepentido

- 08:28 Policiales

Medio año después de caer preso en la publicitada causa “narcos vip”, el experto en informática, Luciano “Kiwi” Gamboa, requirió ser aceptado como “imputado colaborador”, ante la fiscal Aída Farrán Serlé.

En forma simultánea, instó al juez federal, Guillermo Molinari, que se declare competente y pida que le remitan las actuaciones a la Justicia provincial.


Te recomendamos: En 20 escuchas telefónicas, Petros y "Kiwi" hablan de drogas y fiestas privadas con invitados especiales


El primer paso lo dio ante la fiscal Farrán Serlé, quien estudia los pro y los contra del recurso.

De qué se trata

La figura del “imputado colaborador” está contemplada en la llamada “ley del arrepentido”, una norma aprobada por el Congreso en el año 2016.

Prevé la reducción de penas para quienes aporten información o datos precisos, comprobables y verosímiles.


Te recomendamos: "Denunciame, igual yo nunca caigo, tengo a todos comprados", le habría dicho "Kiwi" a una víctima


El acuerdo para presentarse como “arrepentido” se realiza entre el imputado y el fiscal y debe ser homologado luego por un juez.

Una de las condiciones es que el imputado aporte información sobre un involucrado que tenga una responsabilidad penal igual o mayor a él.

Además, el acuerdo tiene que darse durante la etapa de instrucción (IPP) y no luego de la elevación a juicio de la causa.

La noche “blanca”

La causa que investiga Farrán Serlé sostiene que “Kiwi” concertaba fiestas, con jóvenes, sin distinción de sexo.

Ello fue fortalecido por la Fiscalía, responsabilizándolos a él y otros imputados de digitar las bondades de la “noche”, organizando fiestas de alcohol y drogas.


Te recomendamos: "Yo soy el mercado de esto; a las minas hay que invitarles la droga"


Esa hipótesis guarda estrecha relación con datos de 276 CD, en cuyo contenido hablarían los imputados sobre ventas, pesos y clientes.

Para la Justicia, “Kiwi” lideraba una rama del negocio, ya que él mismo supo refregárselo en la cara (vía celular) a una ex novia.

Ella le pidió viajar a Córdoba para vender drogas, pero él le aclaró que “allá no puedo hacer las fiestas”.

Hasta ayer, la defensa de “Kiwi” abonaba la teoría de mudar la causa y llevarla al Juzgado Federal. Ahora volvió a la carga, pero con un “as” bajo la manga. Que su cliente ventile sus pecados nocturnos, siempre y cuando la Fiscalía le garantice aire fresco, cercano a la libertad o redención.

Ahora, Farrán Serlé debe decir no, o aceptarlo.


Más noticias de hoy