×

“Te voy a matar hija de p... ya está decidido, y después me mato yo”

- 00:57 Policiales

“Te voy a matar hija de p... ya está decidido, te voy a matar y después me mato yo”, habrían sido las palabras de Sergio Orlando Taboada que antecedieron a los disparos que el hombre realizó a su ex pareja, la cual aún tiene alojados en su cuerpo tres proyectiles.

La jueza de Género, Dra. Cecilia Laportilla, hizo lugar ayer al pedido de la fiscal del caso, Dra. Silvina Paz, y dictó la prisión preventiva en contra del albañil acusado del supuesto delito de “homicidio agravado por el vínculo y por haber mediado violencia de género” en grado de tentativa.

Durante la audiencia, la Dra. Paz hizo un relato estremecedor de lo vivido por la víctima, Silvina Bulacio, en la noche del domingo 7 de julio pasado.

Taboada (45) y Bulacio fueron pareja por años y tuvieron seis hijos, cuatro de ellos aún menores de edad. Tras la separación, él se fue a residir en la localidad de La Vernacha, mientras que ella con sus hijos se domicilia en el barrio Los Lagos.

Ese fatídico domingo, las hijas de 11, 4 y 2 años, habían estado junto a su papá. Por la tarde, él le dijo que las buscara y la citó a un camino vecinal en el barrio Borges 2ª Ampliación.

Para evitar conflictos, en primera instancia la damnificada envió a su hija adolescente de 16 años a buscar a sus hermanas, pero Taboada la corrió y le dijo que le dijera a la mujer que fuera ella a buscarlas.

Sin saber lo que iba a suceder, Bulacio llegó en su motocicleta a ese camino vecinal. El albañil había ocultado a sus hijas detrás de unas malezas, para que no vieran lo que había planeado.

Antes de que la mujer pudiera descender de su moto, Taboada la abordó y le gritó; “Te voy a matar hija de p... ya está decidido, te voy a matar y después me mato yo”. Segundos después comenzó a gatillar.

El primer disparo impactó en la cabeza de Silvina Bulacio, lo que provocó que cayera con su moto. Intentó reponerse y quedó de rodillas cuando su ex se puso a centímetros y gatilló varias veces más.

Sólo salieron dos proyectiles más, uno impactó en el lateral del cuello y el restante en la espalda. No conforme con ello, ya que no salían más disparos, le pegó un culatazo en la parte trasera de su cabeza.

Taboada huyó en su motocicleta y la mayor de las hijas de la mujer fue la que comenzó a pedir ayuda a los gritos. Un vecino de la zona se acercó y encontró a la víctima sangrando. La trasladó hasta una garita policial y desde allí la trasladaron en ambulancia al Hospital Regional.

En la audiencia, la Dra. Paz solicitó la prisión preventiva en contra del acusado. Su defensa, representada por el Dr. Dalmiro Cruz, no planteó oposición; en consecuencia, la Dra. Laportilla hizo lugar al pedido de la Fiscalía, por lo que el imputado continuará tras las rejas hasta que concluya la investigación penal preparatoria.l


Más noticias de hoy