×

“Me permito contarte un signo de la ternura de Dios”

- 08:40 Interior

Al final de la charla con el padre Melitón saltó el caso del periodista que fue operado recientemente de un cáncer de colon. Él pensó que iba a morir y días antes de la cirugía fue con su familia hasta el Señor de los Milagros de Mailín a pedir por sus hijos, para que Dios no los desamparara. La operación fue un éxito, pero hubo una complicación que lo puso en serio riesgo. Fueron nueve días de descompensación permanente hasta que, el 2 de junio a las 4 de la madrugada, su sistema se restableció de la nada. Ese día era el día del Señor de Mailín. Al conocer la historia monseñor Chávez reveló una experiencia propia.

- Yo te cuento algo, me permito contarte algo. Tuve dos momentos críticos, uno fue en Santiago y otro en Tucumán. En uno de ellos pasó algo. En la casa de mi hermana, una sobrinita nieta, ahijadita mía, le preguntó a su padre, ´Papá porqué estás rezando, por qué lloran todos´. Y le dijeron que todo era por mí, por su padrino, porque estaba enfermo de los pulmones. Ella, que entonces iba al jardín, ahora está en primer grado, tomó una hoja de papel, y no sé cómo se imaginó, pero dibujó dos pulmones y con una sonrisa en cada uno de ellos… Siempre que hablo de esto me emociono un poco… Entonces, su papá dijo: ´Ya está, Melitón ya está salvado´...

Era el momento más crítico de mi enfermedad. No mejoraba, los médicos no podían hallar una salida. Habían decidido hacerme una traqueotomía, cuando ese día encontraron el antibiótico correcto y pudieron atacar el mal… ese día pasé, uno podría decir, de la muerte a la vida. A partir de entonces todo fue ascenso, todo fue mejora. El 11 de agosto es el Día de Santa Clara protectora de los enfermos de vías respiratorias. Mi ahijadita que dibujó los pulmones justamente se llama Clara, el dibujito de los pulmones con sonrisa, hecho por ella días antes, fue como un signo, como si ella hubiese hecho el diagnóstico. Los niños son transparentes… Desde entonces tengo un cuadrito de Santa Clara en mi pieza. Ese día, el 11 de agosto, fue que empezó el día de salir de lo peor. Así que al 11 de agosto lo tengo que celebrar. Son signos, simplemente signos de la ternura de Dios, de la Virgen y de sus santos. Eso, para los que tenemos fe vale, para agradecer y para ser mejores, simplemente eso.

Más noticias de hoy