×

Añoranzas, para los santiagueños lejos del pago

- 11:23 Añoranzas

Nada en el mundo le tira al santiagueño como su propio pago. Sobre todo, si sus raíces están en nuestro maravilloso interior provincial. Por más lejos que vaya, por más diferente que sea el clima o el paisaje, nunca se olvida del suelo que lo vio nacer.

Sus costumbres, sus salidas y puestas de sol, sus caminos, los sonidos, aromas. Todo es parte de las nostalgias que moldean su larga esperanza hasta el próximo regreso.

Sea para las fiestas de fin de año, carnaval o Pascuas, el cumpleaños del pueblo o las patronales, nunca le falta motivo para armar las valijas y comprar los pasajes. Vecinos, avisar.


Te recomendamos: El asado de la inocencia


La primera fiesta es de puros abrazos. El largo patio de tierra se llena de risas y saludos. Infaltable, el beso a la mama, que regala las caricias más suaves y para no llorar larga el primer reto mentiroso: “Más vale que te quedes diez días siquiera, tu sinvergüenza”. Más risas. La primera upa a los sobrinos nuevos. La mañana se completa con mate y tortilla, la sangre y el cuerpo del campo.

Más tarde vendrá el partido de fútbol y a la noche el asadito. Mañana es la fiesta.

Sólo así, con toda esta descripción, se puede empezar a comprender lo que implica el regreso del santiagueño a su hogar, y se explica la intensidad de la nostalgia que crece entre viaje y viaje.

Para celebrar la nostalgia, EL LIBERAL ofrenda estos trozos de vida campera, en forma de fotos y vídeos, la del Santiago más genuino, monte adentro. El corazón de nuestra esencia. En homenaje a aquellos que no se olvidan del pago y para quienes volver no es obligación, ni siquiera necesidad, sino su único destino.


Más noticias de hoy