×

“Naza” Vélez: “Me parece que tiene que existir la ley de despenalización del aborto”

- 21:26 Pura Vida

En tiempos de reivindicaciones de los derechos de la mujer, ¿cuál es tu opinión en torno a estas temáticas que hoy se debaten en público?

Me encanta lo que está pasando en el país. Me parece que hacía rato que las mujeres teníamos ganas de hablar. Somos uno de los países más avanzados, en lo que es Latinoamérica, con respeto al movimiento de las mujeres. Estoy feliz de lo que está pasando. Siento que hay que encontrar todavía un equilibrio. Hubo tantas voces calladas que todo explotó. Ahora, mucha gente dice que no se le puede decir un piropo. ¡Yo quiero que me digan piropos en la calle! Me parece que no hay un extremo al que no hay que llegar. Como todo venía muy reprimido, ahora hay que encontrar el equilibrio. Yo creo que lo vamos a encontrar muy pronto. Soy madre de dos hijos varones, que son maravillosos. Soy muy defensora del hombre, pero lo que está pasando hoy con la mujer, con la diversidad, con la inclusión era necesario que pase.

¿A favor o en contra de la despenalización del aborto?

Estoy a favor en ciertos casos, no en todos. Yo soy católica, y como me educaron yo nunca me practiqué un aborto y no me lo practicaría. Siempre me he cuidado. Soy de inculcarles la educación sexual a mis hijos, pero sí me parece que tiene que existir porque hay una parte de la sociedad, hay muchísimas mujeres que mueren por hacérselo en cualquier lado y que no tienen la educación que tal vez recibí yo o que tal vez yo le pueda dar a mis hijos. Me parece que hoy es necesaria la Ley pero con muchas reformas, pero sí creo que es necesaria.

¿Cómo vives este presente tras tu alta exposición?

Súper relajada, muy bien. Ya tengo más de 31 años en este medio. Estoy contenta. Uno va pasando por etapas y vas aprendiendo un montón de cosas. Después de tanta exposición también está bueno bajar un par de cambio. Y venir a trabajar, como me pasó en estos días, a Las Termas me hizo muy bien (participó en el music hall ‘Dinamita: el gran show’, que sube a escena, de jueves a domingos, en el Hotel Amerian Carlos V, de la ‘Ciudad Spa’), te baja los decibeles, poner los pies sobre la tierra. Está buenísimo. Es trabajo con placer.

¿Bajar los decibeles te ha permitido, ahora, reflexionar sobre temas que quizás tenías a un costado por la vorágine que vivías?

Soy bastante terrenal. Tengo mucho los pies sobre la tierra porque soy mamá desde que tengo 19 años. Entonces, tengo mucha realidad en mi vida y no me dejo llevar por la vorágine del medio. Sí, hoy, con el tiempo y con la edad, sé a qué cosas exponerme y en qué no y qué cosas valen la pena y qué no, con qué cosas resguardo más a mi familia inclusive mi trabajo. Hoy estoy en un momento de seleccionar y de hacer lo que solamente me hace bien.

¿Por dónde pasa, en estos momentos, esa búsqueda de mejor calidad de vida?

Por estar mucho con mi familia y por estar calma, fundamentalmente. También por tomarme mis tiempos, por permitirme tomarme mis tiempos que a veces uno, por querer ganar plata, hay cosas que uno deja de lado. Yo soy una mamá sola, crío a mis tres hijos. Tengo uno chiquitito, que tiene 8 años, y todavía depende de mí. Hoy me lo tomo de una manera mucho más relajada. El haber sido mamá muy joven me hacía ser un poco apresurada. Hoy, con 45 años, veo las cosas distintas y desde otro ángulo.

Sos una persona que te has reinventando. ¿Cómo se logra esto en un contexto tan zigzagueante como es nuestro país en lo económico?

Se logra con empezar a encontrar la calma. Entonces, ahí empiezas a ver cuál es el camino que mejor te conviene y, sin querer, te vas reinventando. Cuando uno para un poquito la pelota es donde sabes cómo o para dónde jugar y cómo moverla. Una no es la misma a los 20 que a los 40 años. Si seguís siendo la misma sos una tonta y para lo único que sirvió la vida o los años fue para que se te caiga la cola y esa no es la idea. A las cosas que vivo las capitalizo y trato de aprender de mis errores.

¿En qué momento de tu vida te embargó la soledad, la desesperanza y la alegría?

Los mayores dolores los sufrí cuando falleció Fabián, padre de mi hijo, y mi hermana (Jazmín, quien murió en abril de 2010 en un accidente de tránsito). Pero, a la vez, lo tengo que sumar con la alegría porque quienes me levantaron siempre fueron mis tres hijos y la familia maravillosa que tengo. Tengo unos padres maravillosos, unos hermanos increíbles, una familia que me contiene y, fundamentalmente, la gente que es sumamente cariñosa conmigo. Siento que todos ellos me abrazaron en cada momento complicado de mi vida.

Sembraste y cosechaste todo este amor.

Es hermoso. La exposición, a veces, te juega en contra pero hay veces que te juega a favor. Uno tiene que ver esto y la gente es sumamente cariñosa conmigo y yo estoy más que agradecida.

Más noticias de hoy