×

“La ausencia de privacidad y el estar tan expuestos genera una parálisis”

- 20:29 Pura Vida

“Perfectos Desconocidos”, obra basada en la película italiana homónima que planteó qué ocurriría si una noche todos dejamos al descubierto los celulares, llegará a Santiago el 1º de septiembre para presentarse, a las 21, en el teatro 25 de Mayo. Su director, Guillermo Francella, habló en exclusiva con EL LIBERAL acerca de los motivos que lo llevaron a adaptar esta historia que hoy es protagonizada por Tomás Fonzi, Manuela Pal, Carlos Portaluppi y Raúl Taibo, entre otros.

¿Qué lo motivó adaptar para el teatro los dilemas que plantea Paolo Genovese en la película ‘Perfectos Desconocidos’?

Cuando vi la película italiana “Perfectos Desconocidos”, de Paolo Genovese, observé que era un universo que se podía plasmar tranquilamente en el teatro. Era algo interesante en la película, pero yo pensaba que también con una vuelta de rosca. Obviamente que había que hacer una adaptación importante. Al hacer una película el director está protegido por un plano corto, el de una cara, un exterior, una fuga pero en el teatro había que hacer en la cantidad metros de embocadura eso mismo. Me gustó el desafío. Compramos los derechos. Me interesó tanto la temática que logré darle una adaptación interesante en donde me ayudó mucho el tema luces y también la escenografía. Fueron cosas realmente interesantes que me generaron deseos de poder plasmarlo. Así fue. Desde hace dos años que estamos en Buenos Aires con un gran éxito. Es una comedia extraordinaria.

¿La actualidad del tema que desarrolla fue un factor importante que lo atrajo?

El tema que toca es muy actual y me sedujo. Es el tema de las comunicaciones, de los vínculos. Aborda el tema de las tecnologías que muchas veces ha sumado, pero muchas veces conspira y resta también, que pasa con el vínculo de las personas. Se habla mucho del tema de la falta de privacidad. En estos momentos yo estoy hablando contigo y si tú quieres localizándome ya sabes en dónde estoy. Es una cosa paralizante. Te paraliza desde todo punto de vista porque es algo que nosotros no estamos acostumbrados a vivir. Esto no pasa por el tema de las generaciones. La ausencia de privacidad y el estar tan expuestos genera una parálisis por donde se lo mire. A mí me sedujo tanto y es por eso que hice esta comedia que, justamente, trata de esto. Son cuatro matrimonios que se juntan a comer y la dueña de casa dice: “ya que nos conocemos tanto y somos tan amigos propongo que durante la cena cada mensaje de whatsapp, mensaje de textos o llamadas la compartamos entre todos en alta voz”. Genera una incomodidad tremenda. Es un juego realmente perverso. No es que vivas en la clandestinidad sino que es un tema de desnudarse de ese modo ante los demás.

A propósito de lo que plantea la obra, ¿la privacidad de los datos es un derecho humano?

Sí, absolutamente, es un derecho humano. Son los datos de uno. En un momento, uno de los protagonistas de la obra habla de que ahora el teléfono es nuestra caja negra. Todos nuestros secretos, nuestra vida están en ese aparatito. Violarlo, meterte y tener esta absoluta sencillez de poder leer los mensajes de los demás. No hace falta ser un hacker. Acá, uno naturalmente puede no solamente buscar mi iPhone o mi celular, pero uno está viviendo un mundo que es terrible. Las redes son muy útiles para difundir un trabajo o para apostar por algo que uno está haciendo, pero ya cuando la gente comparte con sus seguidores hasta el cambio de pañal con su hijo yo siento que estoy hablando de otro idioma, sería como volver a nacer para mí. Sería muy difícil aceptarlo. Es más, no tengo redes, no comulgo con ellas. Entiendo el avance de la tecnología, pero por otro lado me parece que conspiró en gran parte.


Más noticias de hoy