×

Gabriel Deck, en su momento soñado

- 01:34 Deportivo

El periodista Julián Mozo, que colabora con EL LIBERAL, escribió sobre la vida de Gabriel Deck en Infobae, que hoy está viviendo todo lo que soñó cuando era chico y jugaba con la “20” de Ginóbili en el fondo de su casa.

Esa imagen, en la que juega con su hermano Joaquín y otros dos amigos, inspiró los primeros párrafos del artículo.

“Era feliz, estaba con los míos, en mi lugar. Y sólo pensaba jugar”, respondió Deck, con la simpleza que lo caracteriza.

“Las discusiones se armaban cuando era la hora de la siesta. Hacía 40 grados, pero nosotros queríamos seguir jugando. Nora y el Gringo, nuestros padres, no nos dejaban y teníamos que entrar a la casa”, recordó Joaquín. “Yo era Leo Gutiérrez o Luifa Scola”, rememoró “Gaby”.

Los hermanos Deck también debían trabajar. “Lo hacían en los campos de alfalfa, ayudando a su padre, al rayo del abrasador sol santiagueño. O limpiando el interior de los micros de larga distancia en la empresa en que Carlos era chofer. Hasta que un día dijeron basta y Joaquín fue el que tomó la decisión”, señala el artículo.

Los Deck eran una familia humilde y los hermanos no sólo pensaron en ellos. “También fue para sacarles dos platos de comida a mis viejos. La cosa estaba mal y Quimsa nos ofrecía departamento, comida, todo... Esa, más allá de perseguir un sueño, fue la principal razón de por qué nos fuimos del pueblo”, recordó “Gaby”.

Deck se formó como jugador en Quimsa y dio el salto: primero a San Lorenzo y después, al Real Madrid. “Nunca dejé de tener los pies en la tierra: sé de dónde vengo y cuáles son los valores que me trajeron hasta acá. Trato de ser respetuoso, humilde y honrar mi palabra. Siempre. Ante todo”, remarcó.

“Tortu sigue teniendo los mismos gustos simples de toda la vida. Ama ir a pescar, sobre todo con amigos al Salado, a pocos kilómetros de su pueblo. Disfruta los guisos que hace con sus amigos y no hay nada que lo motive más que la música. De todo tipo, incluida la guaracha santiagueña. Tan fanático es que se hizo un tatuaje con una clave musical y se compró un parlante que lleva a todos lados. Así fue como se convirtió en el musicalizador oficial de la Selección, sacándole el puesto a Campazzo. Su playlist incluye desde La Mancha de Rolando hasta Gilda, pasando por Los Palmeras y Leo Mattioli”, indicó.

Muchos dicen que jugará en la NBA, pero él responde: “Me gustaría, pero no me mueve el piso”.l


Más noticias de hoy