×

Roberto Lavagna: “Llevamos 8 años de fracasos”

- 07:20 Economía

El candidato presidencial por Consenso Federal, Roberto Lavagna, reiteró sus críticas a la gestión económica del gobierno de Mauricio Macri. Sin embargo, buscó desdramatizar la crisis y los temores sobre el futuro del país, en particular, despejó un escenario posible de hiperinflación. En tal sentido, juzgó que las medidas que aplicó el Gobierno nacional post Paso, contuvieron al dólar.

Así lo sostuvo en una entrevista a fondo con EL LIBERAL, en la que se explayó sobre las elecciones y sus críticas a quienes “abandonaron” el barco de Alternativa Federal; pero también de la economía y sus problemas.


Te recomendamos: Lavagna: “Hubo muchas presiones para que abandonara mi postulación”


Economista y político, fue ministro de Economía de Eduardo Duhalde y de Néstor Kirchner, su gestión en ambos gobiernos fue ponderada y hoy es respetado por el radicalismo y el peronismo, pero también por otros sectores políticos como el socialismo. Hoy encabeza una fórmula presidencial con el gobernador salteño Juan Manuel Urtubey, y espera que en las elecciones Generales, esta fuerza a la que definió de “centro” sume votos de los desencantados del oficialismo, pero también de otros partidos.


Te recomendamos: Desde una consultora estiman que la inflación seguirá en alza


¿Se imaginaba hacer campaña en esta Argentina tan convulsionada o lo preveía?

-Creo que la posibilidad de una situación crítica estaba claramente a la vista, agravada por un panorama político de una situación polarizada, con dos fuerzas con poca capacidad de diálogo y de cooperación entre sí. Llevamos 8 años que han sido un total fracaso. El ingreso de los argentinos es hoy menor que el de 9 años atrás; y estas falencias se reflejan en la pobreza y en el hambre de los niños.

-Versiones indican que el FMI demoraría el desembolso de la última cuota del préstamo hasta no saber cuándo se defina el próximo gobierno. ¿Esto no generaría mayor incertidumbre?


Te recomendamos: Aldo Abram: “Hay que acordar con el FMI para que envíe el desembolso, sino las alternativas son muy malas”


-Creo que el desembolso, quizás con algún retraso de la fecha original se va terminar produciendo y después que se produzca, habrá que ocuparse de discutir la renegociación de la deuda. Con cada una de estas dramatizaciones inútiles, alguien en el mercado gana dinero.

-¿Es posible una hiperinflación como empezaron a advertir algunos economistas?

-No, sería un caso extremo, no parece estar a la vista. Las medidas de contención han dado algún resultado y después por cierto, habrá que esperar el próximo gobierno, pero no me parece que sea una hipótesis que valga la pena presentarla públicamente.


Te recomendamos: Jorge Day: “La próxima administración se iniciará con un dólar más caro y con reservas mínimas”


-Viene señalando con fuerte crítica, que esta oscilación de nuestra sociedad entre el populismo y el liberalismo económico ha producido un daño al país. ¿Cómo y cuándo cree que podremos dejar de atravesar esta situación que describe?

-Cuándo no lo sé, pero sí estoy seguro de que dados los recursos enormes que la Argentina tiene, en algún momento va a pasar. El cuándo es muy difícil saberlo; el cómo, hay una definición que debe haber escuchado una frase mía que sonó un poco brutal: ni el bombo populista ni los conservadores que sólo defienden la patria financiera, porque entre esos dos extremos se mueve el péndulo. Y ahí no están los verdaderos intereses del pueblo. Este Gobierno habló de ajuste, pero nunca de trabajo y sólo en este año, se perdieron más de 300 mil puestos. Además, no hay ningún gasto público mayor que el pago de intereses por este endeudamiento. Por eso la tarea primera es crear trabajo. Eso no se hace ni con el bombo ni con la patria financiera.

Alberto, Cristina y el cogobierno

-En el caso hipotético que Alberto Fernández sea ungido presidente, ¿le inquieta que el kirchnerismo pueda tener una injerencia tal de no poder desarrollar su proyecto?

-Mire, no vale la pena que uno se ponga a especular, vamos a dejar que primero el pueblo decida a quién va a elegir, y segundo, darle a quien sea elegido, el tiempo de formular su política, sin empezar a crear dramas antes de tiempo. En Argentina hay suficientes problemas reales y cotidianos como para que todo el tiempo estemos especulando sobre situaciones extremas. Es mejor en estos casos poner los pies en la tierra, hablar de cosas concretas y trabajar para que las cosas salgan bien.

Más noticias de hoy