×

Ecologistas bandeños inspiraron la creación de santuarios naturales

- 01:34 La Banda

Un grupo de bandeños que aman la naturaleza, evidentemente vienen haciendo tan buen trabajo que, sin proponérselo, al menos no tan específicamente, lograron incentivar a otros santiagueños para destinar campos a reservas naturales particulares y ponerlas a disposición de la comunidad bajo los formatos de camping, sitios de observación, muestrarios vivientes de flora y fauna autóctona, etc.

Por lo general, en cualquier tipo de actividad, ya sea las letras, el deporte, la política o lo que fuere, sus protagonistas eligen esos caminos para lograr cosas nunca hechas y dejar una marca, además de influir en la vida de los demás. Cuando José Napoleón Navarro y el profesor Jorge Mattje decidieron convertir en reserva una hermosa porción de monte bandeño con bañados y lagunas del río Dulce incluidos, por supuesto que buscaron contagiar su pasión por la preservación de los ecosistemas nativos y todas sus criaturas, aunque quizás no llegaron a arriesgar que alguien los imitaría hasta en el hecho de convertir en santuarios porciones de tierras antes improductivas. Pero así fue. Por eso, compartieron con EL LIBERAL cómo sucedieron estos milagros.


Una experiencia que fue única

“En el 2010 comenzamos y a partir del 2011 nació el proyecto de ‘Enseñar para Preservar’”, relata Navarro y evalúa: “Esto ha crecido y falta todavía ver cómo surgen más reservas en otros lugares, donde hay ambientes que también se pueden cuidar y que están escasamente difundidos”, lo que podría incluso impactar en la práctica y difusión de un turismo más respetuoso con el entorno, ya que estos sitios ofrecen visitas guiadas para aprender más sobre el monte, los bañados, lagunas, ríos y sus habitantes, generalmente a estudiantes, por lo que están colaborando en la gestación y afianzamiento de una nueva conciencia respecto del planeta y su cuidado y valoración.

Navarro aporta sobre esta tendencia que “se ha incrementado” el interés por la preservación de espacios naturales valiosos como hábitats de una gran diversidad biológica: plantas, flores, frutos, animales, insectos, etc., amén de la belleza de los paisajes que ofrecen y de las posibilidades para el desarrollo de investigaciones.

“Hemos dado como un puntapié en lo que respecta a estos trabajos aparte de lo que se hacía en las universidades, que estaba un poco tapado”, refirió también.

“Lo que hemos hecho nosotros es difusión. Las redes sociales nos han servido de mucho para incrementar esta iniciativa, para llegar a docentes y niños, que se han sorprendido por ver todas las especies que hay en Santiago del Estero, que la gente de la zona lo ve como algo común, pero al mostrar nosotros en detalle estos ecosistemas, les ha ido gustando y sorprendiendo, redescubriendo” por su importancia el medio en el que viven y producen.

“Y también gracias a la difusión mediática que le ha dado EL LIBERAL, que ha aportado muchísimo para que esto crezca”, añade.

Ahora, se replica

Navarro revela entonces en qué se ha transformado este entusiasmo compartido con otros santiagueños: “Hemos visto cómo se han establecido otras reservas privadas, cuyos impulsores nos han hablado para comentarnos” o hacer consultas. Como una en Maco que desarrolla una actividad similar a la de Los Corbalanes, con visitas guiadas para el avistamiento de flora, fauna y paisajes únicos. “También sabemos que en Las Termas hay otro lugar; y a orillas del río Dulce, en el departamento Capital, también hay otra; en El Zanjón también hay gente que se ha conectado con nosotros con proyectos ecológicos. No siempre podemos seguirlos o hacer mucho, pero sí les hemos aportado experiencia para que puedan comenzar”. l


Más noticias de hoy