×

Artana: “Van a tener que ajustar; no está para tirar manteca al techo, porque no hay manteca ni techo”

- 08:28 Economía

Por José Aranda. @jaranda40

La inflación de este mes se ubicará en un punto por encima de la de agosto que fue del 4%, pero para el economista principal de la Fundación Fiel, Daniel Artana, no se vislumbra un riesgo de espiralización de la suba de precios a partir de la cantidad de reservas de libre disponibilidad que posee el Banco Central que, desde su punto de vista, son suficientes para graduar la evolución del tipo de cambio.

No obstante, hay varios interrogantes abiertos hacia adelante. Uno de ellos radica en cómo evolucionará la brecha entre el dólar oficial y los distintos tipos de cambio que surgieron a partir de las medidas de control a la salida de capitales. “Es muy difícil pronosticar cuál será esa brecha”, señala Artana por la multiplicidad de factores que influyen en este tema.

En entrevista exclusiva con EL LIBERAL, dijo que también hay inquietudes para el mediano plazo, que se proyectan hacia el final del mandato del actual Gobierno y el inicio del próximo, más allá de quien resulte electo. El escenario de futuros pagos que deberá realizar en 2020 la próxima administración a organismos multilaterales y a privados, es uno de los principales desafíos.


Te recomendamos: “Estamos en un momento económico, social y político muy delicado”, afirmó Gregorio Badeni


Señaló que el próximo gobierno deberá presentar un programa económico que apunte a corregir el déficit fiscal actual. “Va a tener que ajustar el fisco y ahí es donde se juega su credibilidad”, indicó. Puntualizó que más allá de quien resulte electo, “hay una cantidad de actores sociales que creen que van a poder tirar manteca al techo y acá no hay ni manteca ni techo”.

¿Cuánto tiempo más se pueden extender los controles de cambio sin que sus efectos sean más perjudiciales que el beneficio de contención del dólar?

Los controles a la salida de capitales, que es lo que tenemos hoy, son dañinos en el mediano y largo plazo. Su daño depende de la brecha que haya entre el tipo de cambio oficial y el contado con liquidación o algún otro tipo de cambio por cual puedan salir legalmente los dólares. En el corto plazo la brecha se ha ampliado en estos días, pero no es algo que me preocupe por la decisión que ha tomado el gobierno. Ahora, para el futuro gobierno, vivir mucho tiempo con el control de cambios, hay que remitirse a lo que ha pasado en el 2011/2015 con cuatro años de control de cambios. El control de cambios se fue profundizando, la economía no creció, y si se empieza a tener las maniobras de subfacturación y sobrefacturación de exportaciones e importaciones empieza a tener un montón de cosas que son dañinas para el funcionamiento de la economía. Lo importante es que uno pueda tener un programa económico creíble, que permita ir relajando este control de cambios y no agravándolo. Pero eso es algo que va a poder hacer el futuro gobierno, no el actual.


Te recomendamos: Macri relanzará su campaña recorriendo 30 centros urbanos


¿La brecha entre dólar oficial y el resto de tipos de cambio puede ceder o ampliarse un poco más?

Eso depende de un montón de factores. Es muy difícil pronosticar la brecha, depende de la liquidez que ponga el gobierno que tiene vencimientos de pesos, no ahora sino a lo largo de lo que resta del año y sobre todo la probabilidad de tener un resultado deficitario primario en diciembre, cuando se pagan aguinaldos tanto para los empleados públicos como para los jubilados, ahí hay un programa que el gobierno tiene en materia de emisión monetaria que no sabemos si lo va a cumplir. Además estamos en un proceso de caída, de aumento de velocidad de circulación del dinero, que depende también de la confianza que pueda generar la demanda de la gente y empresas por pesos, mira mucho el futuro y hoy hay muchísima incertidumbre. En la medida que esa incertidumbre pueda bajar, uno puede normalizar esa situación, si no lo normaliza, se corre el riesgo de tener pesos que quieran salirse del sistema y eso normalmente complica la inflación y la brecha cambiaria. Nunca hay sustituto de tener un buen programa económico.

La inflación de agosto tras la devaluación post Paso terminó en 4%, ¿Puede haber riesgo de espiralización?

Todavía el BCRA tiene reservas netas que son importantes, es difícil espiralizar cuando hay reservas netas. Los problemas aparecen cuando las reservas escasean. Ese es más un problema para el futuro gobierno que para el actual, el futuro gobierno va a heredar pocas reservas. Ahí dependerá si desembolsa el Fondo, pero me parece que va a heredar pocas reservas. Diría que en septiembre la inflación va a ser alta, alrededor del 5%, pero para espiralizar uno necesita comerse las reservas, la posibilidad de abastecer. El control de cambio también pone alguna demora en el proceso de espiralización y las reservas pueden aguantar un poco más y el gobierno puede graduar con eso. Yo no creo que espiralice de acá hasta fin de año.

¿Cuál es el nivel actual de reservas de libre disponibilidad?

Eso lo dice el dato oficial del Banco Central. Entre Banco Central y el Tesoro tienen unos U$S20 mil millones, de los cuales hay unos U$S 7.000 millones que en teoría no se pueden utilizar que son los del primer desembolso del FMI que son para el fortalecimiento de reservas. Pero si se suma todo lo que hay, se tiene que la posibilidad de pedir algo del swap con los chinos, la posibilidad del desembolso del FMI, aunque estas dos parecen poco probables, pero no son imposibles. El Gobierno tiene aún una cantidad de reservas.


Te recomendamos: Massa: "Tenemos que cuidar el mercado interno para que las industrias sean competitivas”


¿El desembolso va a llegar con este Gobierno o el próximo y cuánto ruido le puede poner a los problemas que ya están?

Creo que eso va a depender de lo que pase cuando se defina la elección el 27 de octubre. Ahí, el presidente electo va a estar en la mesa de discusión y ahí los tiempos se pueden acelerar o no, dependiendo del gobierno que está, del gobierno que viene y dependiendo del FMI. Va a depender del programa del futuro gobierno. Como creo que eso no lo van a poder armar rápido mi sensación es que eso se va a estar discutiendo junto con el tema del reperfilamiento de la deuda, el tema del programa económico, todo eso está entrelazado así que no creo que se pueda resolver rápido. Si el FMI no desembolsa, no me parece que podamos contar con esos dólares en noviembre y diciembre. Lo podría desembolsar, no lo va a hacer ahora porque no se llegaba ya con lo tiempos, pero en el mejor de los casos podría desembolsar en octubre como muy rápido.

El escenario que se presenta para el inicio del 2020 no es muy promisorio más allá de quien gane...

Claro, porque en realidad hay algunas cosas que empeoraron respecto de lo que uno preveía unos meses atrás. Primero el Gobierno después del resultado electoral ha hecho una cantidad de medidas que deterioran la posición fiscal, con lo que va a quedar una situación fiscal un poco más complicada. Segundo, hubo que pagar U$S2.700 millones de las reservas anticipando un pago que era para el segundo trimestre del año que viene por este ritmo con los bancos porque cuando cayeron tanto los bonos se disparó. Tercero, el Gobierno contaba no con U$S5.400 sino con U$S6.400 millones de desembolsos del Fondo porque había mil millones más en diciembre que ahora están en duda. O sea, de repente se encuentran con más compromisos en pesos y mil millones de dólares menos respecto de lo que tenía previsto en el cronograma original. Eso es lo que complica un poco la cuenta al Gobierno que está ahora, creo que con el control de cambio, creo que con lo de la deuda va a llegar al 10 de diciembre, pero el margen de maniobra del gobierno que viene va a estar acotado. 

Cuáles son las medidas que deberá adoptar el próximo gobierno

El próximo gobierno va a tener suficientes recursos para cubrir vencimientos o va a tener que renegociar con el FMI?

El FMI no es lo más importante, no hay mucha plata que pagarle. Al Fondo hay que pagarle recién en el año 2022 sumas importantes, eso no es relevante hoy. El problema es cómo hace el Gobierno para hacer frente a los vencimientos el año que viene con la deuda corta que pasaron, son cifras importantes. Aún hay 18.500 millones en bonos entre pesos y dólares, aproximado porque hay que convertirlos a los pesos a un tipo de cambio, con el sector privado. Hay unos 7.000 millones entre intereses y capitales con multilaterales, y después queda deuda corta con el sector privado que se pasó de este año para el próximo por 11 mil millones, ahí no contamos el Anses y el BCRA que se supone que se renueva. Pero sumada la cuenta, estamos hablando de más de 30 mil millones, no es un tema menor. Va a ser un comienzo con algunas dificultades, diría.

¿Qué debería hacer el próximo gobierno ni bien asuma?

El próximo gobierno lo que tiene que tener es un programa en materia económica que permita recobrar la confianza lo antes posible y eso en la Argentina pasa por poder mostrar números fiscales que cierren. Los números fiscales que cierren significan mostrar un resultado positivo primario, no digo en forma inmediata, pero en un plazo corto y que pueda hacer 2,5 puntos del PBI de superávit primario. Pero van a largar con un déficit de arriba de un punto del PBI, entonces lo que se tiene que mostrar es cómo se va a ser capaz con todas las promesas de campaña que se hayan hecho. En realidad lo que tiene que hacer la Argentina es ajustar el fisco, ahí es donde se tiene el problema. Y ahí se juega el problema de credibilidad. Si consigue eso empezará a tener credibilidad. El tema es cómo lo hace porque no lo va a poder hacer de golpe, pero va a tener que ir en ese sentido y acá se tiene una cantidad de actores sociales que creen que van a poder tirar manteca al techo y acá no hay ni manteca ni techo.

¿Las claves de ese recorte fiscal por dónde tendrá que pasar?

El programa económico si le toca ser presidente a Alberto Fernández va a tener que ser más atractivo desde el punto de vista de generar confianza que el que hubiera hecho Macri. Más atractivo en la lectura de los que ponen plata, no en la lectura de los argentinos. 



Más noticias de hoy