×

Suncho Corral, desde el aguerrido fortín hasta la conformación del poblado

- 23:59 Interior

Por Santiago Nassif*

 

Suncho Corral es rico en hechos antes de la llegada del ferrocarril y de los primeros colonos, en la ardua labor que significaba mantener un fortín de las riberas del Salado, en el fragor diario de sus soldados, en las inclemencias del tiempo, lejos de los poblados.

El río Salado fue la línea de frontera que separaba la civilización de la barbarie, pues más allá se extendía el bosque impenetrable. Allí moraban los indios, quienes periódicamente atacaban a los poblados ribereños para robar, incendiar y matar. El fortín, pese a su débil construcción, fue como el escudo protector contra el malón.

Allí inicia nuestro pueblo su derrotero interminable hasta los días presentes. Su nombre perdura en el tiempo y nos indica la grandeza de sus primeros hombres, verdaderos luchadores con la sola esperanza de vida que les daba el nuevo amanecer y la firmeza de sus pobres armas.

La información más antigua que tenemos de Suncho Corral data de 1783. Con el pasar de los años, pocos datos revelan la existencia de este reducto histórico hasta 1816, donde existía una tahona (molino de harina con una rueda que mueve una caballería; lugar o establecimiento donde se elabora y se vende pan, panadería), que pertenecía a don Francisco Antonio Ibarra.

Según se puede observar en los archivos parroquiales de Suncho Corral, a partir de 1830 no existen datos sino hasta 1853, cuando figura por primera vez en un libro del antiguo cuadro de San Miguel de Matará.

En 1861, por primera vez Suncho Corral se encuentra en un mapa confeccionado por German Burmeister, en su viaje realizado en 1857, y en 1866 en otro mapa confeccionado por el geógrafo Francés Martín Moussy. Suncho Corral por ese entonces se presenta como un caserío o un paraje.

Colonización

Este movimiento poblacional se ve favorecido con un decreto nacional del primer presidente constitucional, que buscaba abastecer las desguarnecidas fronteras del Salado. La colonización de las fronteras del Chaco es aprobada el 25 de septiembre del 1858, en cuyo acuerdo “se conceden dos leguas a los oficiales, soldados y familias de cada guarnición”.

El profesor Néstor Achával sostiene que uno de los fuertes más beneficiados fue el fortín Suncho Corral, esto le permitía albergar en sus alrededores a cuanta familia quisiera establecerse, dándole así la fisionomía de un paraje.

El pueblo

Siguiendo una línea histórica y según la información recopilada, desde 1853 hasta 1864, se observa una etapa floreciente como ningún otro período anterior, y sin desmerecer al viejo fortín, ésta es la década en la que se produce el primer gran movimiento poblacional de Suncho Corral, acontecimiento sin precedentes que marca definitivamente el rumbo del pueblo.

El rápido crecimiento de Suncho Corral ha permitido que por ley del 11 de noviembre de 1911, el Gobierno provincial lo designara cabecera del departamento Matará (hoy, departamento Juan Felipe Ibarra). l

 

 

*Antiguo poblador (ya fallecido), fue docente y vice rector del Colegio Secundario “Trejo y Sanabria”, excolaborador de EL LIBERAL

 


Más noticias de hoy