Pura Vida DEBUT EN EL CINE

Una actriz santiagueña fue dirigida por Armando Bo

Lucrecia Carrillo, artista radicada en Buenos Aires, comparte protagónico en El último Elvis, filme que marcó su primera vez en el séptimo arte y bajo la batuta del nieto del legendario cineasta argentino. Además, ensaya una obra teatral sobre la muerte del “Che” Guevara.

13/07/2012 - La actriz santiagueña, Lucrecia Carrillo, interpreta a una prostituta en El último Elvis, filme dirigido por Armando Bo, nieto del cineasta y pareja Isabel Sarli.
Esta película, que mañana será proyectada en el Renzi de La Banda, está protagonizada por John Mclnerny, Griselda Siciliani y Margarita López, que estará presente en el estreno.
EL LIBERAL entrevistó a Lucrecia quien, además, para el 2013, estrenará, en Buenos Aires, Mi única muerte el “Che”.
¿Cómo llegaste?
Fue por casualidad. Estaba en un teatro de Buenos Aires haciendo mi obra (Siesta) y allí encontré un volante donde convocaban para un casting. Me presenté. Ellos buscaban una chica para interpretar a una prostituta centroamericana. Al tiempo, me llamaron para tomarme una prueba. Quedé preseleccionada junto a una chica colombiana y una peruana. Luego, en un segundo casting, me eligieron.
¿Cómo es tu participación?
Es una joven prostituta que tiene una charla con el protagonista de la historia (Mclnerny). No son amigos pero sí entablan diálogos en forma cotidiana.
¿Qué significó este debut en el cine y con un filme exitoso en festivales internacionales?
Una satisfacción enorme. Filmarla fue un placer, como también ser dirigida por Armando Bo, que es un director cálido, preciso, que sabe lo que quiere. Haber trabajado con John, que no es actor sino arquitecto y cantante, fue una experiencia hermosa. Me sentí cómoda. Siempre hice cortos. Debutar en cine fue gran aprendizaje.
¿Se te abre una nueva puerta a partir de esta conquista que has hecho en el séptimo arte?
Ojalá fuese así. Siempre he soñado con ser artista. Para mí era un imposible ser actriz. La primera vez que hice una obra de teatro fue una maravillosa experiencia. Cuando bajé del escenario lo hice en forma tranquila. Después, todo lo que vino fue un regalo. Haber debutado en el cine es como ir cumpliendo sueños que no había soñado.
¿Qué cosas encontraste en el cine que no te lo haya proporcionado el teatro?
Hacer cine fue como tomarme unas vacaciones porque gozo todo el tiempo. El teatro, que es mi amor, mi pasión, tiene que ver con el sacrificio y con otros tipos de compromisos. En el cine es el momento. Es un goce permanente. A mí no me resulta tedioso repetir las escenas porque yo lo disfruto como un niño. Es un juego hermoso que me fascina jugar.
Además de Siesta, ¿cómo van tus ensayos con Mi único muerto el Che?
Sigo a full con Mi único muerto el “Che”, una obra donde se aborda el asesinato del “Che” Guevara. Llegué al grupo teatral, al cual no conocía, a través de un casting. Estoy muy entusiasmada porque esta obra es muy linda. El grupo humano es muy bueno. El objetivo es estrenarla en el 2013.

 
Compartí
esta nota
También te puede interesar