×

Caso Móttola: “La Fiscalía tendrá que acreditar cómo se formalizó el pacto”

La defensa sospecha que los tres detenidos serán acusados por “homicidio agravado por la premeditación y promesa remuneratoria”. Es decir, pactaron matar al mécanico Eduardo Móttola a cambio de dinero. Roles de cada uno.

- 01:35 Policiales

El abogado de la peluquera Jésica Paola Díaz juzgó que la Fiscalía carga con la responsabilidad “de demostrar que hubo y cómo se formalizó el pacto” para asesinar al mecánico Eduardo Móttola, la noche del 6 de agosto del 2018 en su taller del Bº Libertad.

En diálogo con EL LIBERAL, el doctor Dalmiro Cruz confirmó que la primera de las audiencias comenzará el miércoles, desde las 9 de la mañana.

“Creemos que serán extensas”, señaló. Hay tres personas detenidas, cuyo rol individual en la investigación será expuesto por los fiscales Carla León y Mariano Gómez.

Trío sospechoso

Se trata de Jésica Paola Díaz, ex amante de Móttola y domiciliada en el Bº Siglo XXI sector 750 Viviendas, a quien la Fiscalía enrostraría haber encargado el crimen de Móttola, furiosa porque su ex amante impugnó la paternidad de una de sus hijas, de 4 años.

El otro detenido es el policía federal de Buenos Aires, Juan Pablo Fernández. Para los fiscales, fue el autor material del crimen y sospecha que cobró una suma importante para cumplir con el “trabajo”.

El tercer sospechoso es Damián Nicolás Silva, a quien la Fiscalía asociaría con la entrega y hasta obtención del dinero destinado al presunto sicario.

Sólo perpetua

“Homicidio agravado por la premeditación y por promesa remuneratoria” serían los cargos, reprimidos con prisión perpetua.

Dalmiro Cruz subrayó: “El día del crimen le secuestraron un celular a nuestra defendida. Luego otro y no hallaron nada”.

Empero, reconoció que en esta segunda etapa procesal, “la Fiscalía tendría entrecruzamientos de llamados desde mayo hasta su detención”, a mediados de septiembre último.

Aún así, prudente, el defensor supeditó su estrategia a las audiencias, en cuyo transcurso los fiscales presentarán los cargos.

Agotadoras

Los voceros adelantaron que los fiscales presentarán formalmente su acusación.

Después, será el turno de los tres abogados defensores: Cruz, por Díaz; César Barrojo, por Fernández, y Adrián Bulacio, por Silva, el último en ser apresado el 27 de septiembre.

Los allanamientos habían sido ordenados por la jueza de Control y Garantías, María Pía Danielsen, a solicitud de los fiscales.

Comprendió 4 viviendas del Bº Siglo XXI y una en Hurlingham, Buenos Aires, donde cayó el federal.

“Mi cliente lo conocía porque los dos son peluqueros y compartieron cursos. También, porque él le proveía insumos desde su barbería", enfatizó Cruz.

Autopsia psicológica: “Su relación con las mujeres era su principal área de conflictos”

“Lo primero que se hizo fue una autopsia psicológica de la víctima y empezamos a ver que su relación con las mujeres era su principal área de conflictos. Después vimos que había iniciado una causa de filiación con el hijo de la mujer que finalmente quedó detenida. Con la pericia de las llamadas telefónicas vimos que era una mujer muy violenta y así empezamos a investigar”, señaló el fiscal Gómez.

En profundidad

Entre varias mujeres en el entorno de Móttola, los fiscales focalizaron sus sospechas de la peluquera, con quien la víctima habituaba verse en ausencia del esposo de ella, gendarme.

Después de años, Díaz fue mamá y a los tres años, Móttola reclamó su paternidad.

Tráfico telefónico

“Por las pruebas recolectadas al momento, sobre todo del tráfico telefónico, de las celdas que los ubican en el lugar, y varias piezas del rompecabezas, llegamos a las detenciones”.

Para el fiscal Gómez, “tenemos elementos para entender que la mujer encargó el homicidio a este ex policía. Hay cuestiones irrefutables como las llamadas telefónicas”, acotó.

Pero también hay otras que son parte de la investigación “y se darán a conocer oportunamente. Hay un problema entre ellos: ella lo amenazaba y era capaz de hacerlo”, resaltó el funcionario.

“Afer” amoroso, ADN, furia y el peor de los finales

Cuando Jésica Paola Díaz se siente en el recinto, su vida privada trasuntará el umbral tan temido para ser filtrada por el tamiz público.

Allí descansa lo medular de la acusación fiscal, basada en su aparente magnetismo para cautivar a Móttola, Fernández y al propio Silva, en simultáneo.

Mal que le pese, esa debilidad que devino en su detención, puede también liberarla.

No se trata de un mero juego de palabras, sino la impronta en que son edificadas las dos estrategias: la acusatoria y la defensiva.

Para los fiscales, la peluquera ideó el asesinato de Móttola valiéndose, “no sé si aprovechándose”, del fuerte apego de sus amantes.

En cambio, para los defensores, Móttola muerto no necesariamente globaliza afinidad de voluntad, menos un único móvil.

En esta etapa de la investigación, los defensores aconsejarían a los tres presos “cero” comunicación y mantenerse bien distantes entre sí. Es decir, los detenidos intentarán permanecer imperturbables.

Lo que defensa y los detenidos ignoran son las “cartas” con las que la Fiscalía planifica “desayunarlos” en la audiencia.

Si los entrecruzamientos de llamados son letales, las emociones pulverizarán cualquier actuación.

Primera estación directa al juicio y tras la perpetua

Los fiscales Carla León y Mariano Gómez trabajaron en silencio más de medio año.

En consecuencia le llevan ventaja a los defensores, la suficiente como para cimentar las bases de un futuro juicio.

Entre las pruebas, contarían con meses de entrecruzamientos de llamados; también la geolocalización que situaría a Fernández cerca del taller de Móttola.

Le siguen dos armas de fuego, pero se desconoce si corresponden al calibre de la homicida.

Avanzada

Al menos en estos elementos los funcionaros basarán su solicitud de prisión preventiva.

Por lógica, el juez diferiría su resolución, pero finalmente concedería la prisión preventiva del grupo.

Con ello, los fiscales ganarían tiempo para profundizar el proceso, cuya última estación, planifican, será un juicio oral.

Dado a las imputaciones actuales, León y Gómez sólo proyectarían jugarse por la prisión perpetua, sean tres o más los detenidos.


Más noticias de hoy