×

¿Cómo se analiza hoy?

- 09:05 Opinión

Por Stella Palma. Psicoanalista. Miembro de la Escuela de Orientación Lacaniana (EOL). Responsable del Ateneo del CICBA Psicoanálisis y Ciencia. 

Esta pregunta implica una consideración del tiempo y por consiguiente una idea de cambio, o de transformación.

Es evidente que, desde el origen freudiano, recordando esas histéricas de comienzos del siglo XX paralizadas junto al lecho del padre enfermo, llegando al millenial hiperconectado del siglo XXI, hemos asistido a una gran transformación.

La pregunta sería si el psicoanálisis acompaña o no estos cambios, radicales y vertiginosos, en la subjetividad de la época.


Te recomendamos: Ayudar a mujeres víctimas de violencia, salva vidas!!!


La respuesta es indiscutiblemente, Sí. El psicoanálisis cambia.  Es que, si pensamos que es una técnica cuyo instrumento casi exclusivo, es la palabra, o sea que es básicamente el lenguaje el medio fundamental, y siendo que la lengua es algo vivo, que se modifica permanentemente es casi imposible pensar que no habría cambios o modificaciones que se adapten a las nuevas formas de cada época. Por ejemplo: "Tirame las agujas”, “¡Qué plato!, “¡Ea ea apepe!" No serían comprensibles si no lo referenciamos a la época a la que corresponden.

El Otro del lenguaje recibe al sujeto por venir (o a advenir) y lo sumerge en ese baño de palabras que son justamente las que le van a permitir armar su estructura y tejer sus condiciones para que su inconsciente se estructure y así se forje su destino.


Te recomendamos: Día Mundial de la Salud Mental: hacia un modelo de atención comunitaria


El análisis le permitirá, después de varios recorridos, saber de esos significantes, los llamamos significantes amos por su importancia inaugural, y entonces abrir el espacio para la elección que el sujeto podrá hacer. El análisis lacaniano subraya este camino de elección que el sujeto puede hacer y así ser responsable de sus dichos y sus acciones. El análisis promueve un sujeto responsable.

Es a partir de la escucha del sufrimiento subjetivo (quien consulta para iniciar un análisis sin duda alguna está sufriendo) escuchando a ese sujeto angustiado, es que podemos, más allá de la trama que teje la actualidad, descubrir qué tipo de goce hay allí y descubrir de qué modo los sujetos actuales viven el deseo y la pulsión.

En esta época del “todo está permitido”, lo que llamamos un empuje al goce, también nos muestra la impotencia de poder modular este goce, apareciendo así los empujes a las adicciones, las bulimias, las anorexias y otros síntomas, que finalmente lo que muestran es la inaccesibilidad a la satisfacción. Haciendo que los Rolling Stones sean los creadores del himno de la época con el I can get no satisfaction.


Te recomendamos: Cannabis medicinal: una cuestión de derechos


Para Lacan, si hay un órgano de lenguaje es un órgano exterior al cuerpo, localizado en el lugar del Otro. Y ese lugar exterior está bañado en lo que llamamos goce. Ahora, de ese vínculo indisoluble del lenguaje y el goce, éxtimo al sujeto surgirá lalengua que sabemos que se contagia a través de las palabras.

Estamos frente al misterio del cuerpo hablante, y de eso se ocupa el psicoanálisis.


Más noticias de hoy