×

Desvalijaron la casa de comerciantes y les roban 1.500 dólares y joyas de oro de gran valor

La policía investiga al entorno de la familia. Fueron violentadas puertas y ventanas, mientras madre e hijo se encontraban fuera de la vivienda.

- 02:24 Policiales

Un botín de varios miles de pesos, en oro y dólares, les fue sustraído a una familia añatuyense, previo destrozos múltiples en su vivienda céntrica.

El epicentro fue una casa situada en avenida 25 de Mayo casi Gobernador Barraza, en el Bº Centro.

De acuerdo con la investigación, las víctimas resultaron una mujer y su hijo, propietarios de un comercio que funciona junto a la casa “invadida”.

Según los testimonios ante la policía, la mujer habría viajado a Santiago y el hijo quedó a cargo del negocio, trascendió.

Sin embargo, el joven también dejó la vivienda sola por unos trámites personales.

Total soledad

Ello habría sido aprovechado por los delincuentes para irrumpir en la vivienda, de noche.

Con total libertad, habrían destrozado una ventana y una puerta para “colarse” hacia el interior.

Así, lograron apoderarse de U$S 1.500, un bolso con ropa nueva, un reloj con incrustaciones de oro, cadenas, anillos antiguos, pulseras de oro y objetos electrónicos.

Después, cargaron todo en dos bolsas y huyeron sin despertar sospecha alguna.

Regreso y desolación

Al amanecer, el dueño de casa volvió y lo primero que vio fueron los destrozos.

En minutos, descubrió que la casa había sido literalmente dada vuelta y tomadas por asalto todas las habitaciones.

A su paso, los ladrones habrían causado daños masivos, al extremo de romper la cañería del baño.

Formalizó la denuncia y la fiscal Florencia Garzón envió a la policía jurisdiccional, departamental y especialistas de la División Criminalística.

Peritajes

Durante largas horas, los policías tomaron fotografías y buscaron huellas en cada rincón del inmueble.

Elaboraron hipótesis que cotejaron con los dos damnificados, quienes carecen de sospechosos.

Abundaron las preguntas, pero las víctimas deslizaron que tienen pocos amigos y en los últimos días no cambiaron su rutina habitual.

Igual, los policías indagarán convencidos de que las respuestas las tienen los damnificados, aunque ellos no lo saben. Pero, además, tienen sobradas sospechas de su entorno.

Investigan en cámaras y quioscos de la zona céntrica

Ni bien las víctimas detallaron lo cuantioso del botín, la Fiscalía envió a los policías a indagar en las calles.

Florencia Garzón busca en el bajo mundo, a sabiendas de que es imposible que los maleantes ignoren cuando se delinque frente a sus narices.

También trabaja con las cámaras privadas, de quioscos y organismos públicos.

Si se movilizaban en auto, moto o a pie, es improbable que los maleantes no hayan sido vistos por alguien.

No es todo. Los policías también sondean en los compradores de oro y, por ende, en las joyerías.

Conjeturan que si son inexpertos, los ladrones querrán desprenderse de las joyas y rematarlas a bajo precio.

Teorías

Ahora bien, si fuesen “duchos” en la materia es probable que aguarden a que cese la exposición y después intentarán venderlas.

Todo está en la mente de los policías y apuestan a que los buscados cometan un error que los delate.

En su relato, las víctimas habrían subrayado que las joyas conllevan mucho de valor sentimental, por tratarse de recuerdos y regalos de familiares, algunos ya fallecidos.

El tiempo juega siempre a favor de los ladrones. Y cada día que transcurra sin novedades, los alejaría más de la Justicia, enfatizó un experimentado en la materia.


Más noticias de hoy