×

Al fin Huracán pudo festejar en el clásico de la fecha

El equipo de Apuzzo venció a San Lorenzo 2 a 0 y enloqueció a sus hinchas en el Tomás Ducó. Lucas Barrios y Fernando Coniglio marcaron los goles del local que agudizó el mal momento del “Santo”.

- 02:22 Deportivo

Huracán venció a San Lorenzo, que se aleja de la punta, por 2-0 y volvió a festejar en un clásico luego de cuatro años.

Por la 10ª fecha de la Superliga, Lucas Barrios, a los 25 minutos del primer tiempo, y su reemplazante, Fernando Coniglio, liquidó el clásico disputado en el estadio Tomás Adolfo Ducó, a los 38’ de la segunda parte.

Hubo un mal arbitraje de Fernando Espinoza, a quien se le fue el partido de las manos. El local reclamó dos penales en el primer tiempo: uno a Rodrigo Gómez, quien pareció tirarse, y otro a Juan Garro, por un agarrón de Bruno Pittón.

El árbitro, que fue visitado por el presidente de Huracán, Alejandro Nadur, en el entretiempo (ver nota aparte), tampoco advirtió un fuerte codazo de Carlos Araujo sobre Héctor Fértoli sobre el final del primer tiempo.

Huracán volvió a ganar el clásico de barrio después de cuatro años. El anterior éxito había sido en Parque de los Patricios en septiembre de 2015, por 1-0 con gol de Patricio Toranzo.

Huracán fue el que más situaciones de peligro generó en el área rival, pero no le acertaba al arco defendido por Nicolás Navarro.

Hasta que a los 25 minutos “Droopy” Gómez tiró un centro preciso desde la derecha para Barrios, quien con un gran cabezazo cortó una extensa racha de 301 minutos de sequía de goles en los clásicos.

El gol fue un desahogo para el experimentado delantero que volvió a la titularidad luego de seis meses y había quedado marcado en el último clásico por fallar dos penales. Uno, a un minuto del final y otro en la definición por esa vía en los 16avos de final de la Copa Superliga.

El “Ciclón” recién tuvo un atisbo de reacción a cinco minutos del final de la primera parte con un remate de Belluschi que controló el paraguayo Silva.

A pesar de la ventaja, todo Huracán estalló contra el árbitro Espinoza cuando terminó el primer tiempo.

En la parte final, Huracán le regaló la pelota a San Lorenzo, dejó de presionar y esperó en su campo la respuesta de un tibio rival que nunca reaccionó.

El equipo de Pizzi tuvo el control de la pelota pero no generó una sola situación de riesgo en todo el segundo tiempo.

El entrenador mandó a la cancha a todos los delanteros, Díaz, el otro (Oscar) Romero y Bareiro, para adelantar en la cancha a su goleador Bruno Pittón. Pero el equipo de Boedo nunca supo cómo entrarle al sólido Huracán.

Apuzzo entendió que debía cuidar la ventaja, hizo cambios defensivos y en una de las pocas que tuvo, el ingresado Fernando Coniglio coronó el resultado.

Merecido triunfo de Huracán que volvió a festejar en el clásico porteño y complicó el presente de su rival.l


Más noticias de hoy