×

Karen Navarro, “causa” de amor y odio en el caso Zárate

La estrategia de la Fiscalía fija como móvil el despecho del “Negro del Victoriano”. Tres horas vitales para un juicio imprevisible.

- 02:02 Policiales

Entre los más de 60 testigos, Karen Navarro emerge como la mujer-llave capaz de liberar o condenar al ganadero Iván Saúl Navarro, alias el “Negro Victoriano”, a quien se atribuye el crimen del docente Carlos Emmanuel Zárate.

Ello devino en la sensación extrapenal en la segunda jornada del juicio oral, cuyos testigos más valiosos fueron una mujer que vio por última vez a Zárate; un docente que señaló haber visto al detenido esa noche a la vera de una ruta y dos compradores de cereales en el local del acusado.

Lazos afectivos

Según la investigación, Karen era novia del “Negro Victoriano”. Cortó el vínculo y después se puso en pareja con Zárate.

Los familiares del “desaparecido” reconocieron esa relación, sobre la cual los fiscales Mariela Bitar de Papa e Ignacio Guzmán edificarían su estrategia.

Para los fiscales, el 2 de octubre de 2017 Zárate “desapareció” y los primeros que mencionaron al “Negro Victoriano” fueron Karen y Segundo Brandán.

En horas, el acusado se convirtió en único sospechoso en la causa.

El teórico móvil

Karen habría señalado que su ex no aceptaba su nueva relación y con ello, sin querer, dio vida al móvil en el supuesto crimen.

Entregó su celular y se destacaría un diálogo con Zárate, antes de su misteriosa desaparición.

Los fiscales tienen la seguridad de que Zárate fue muerto y su cuerpo quemado en la propiedad por el propio “Negro Victoriano”, un campo compuesto por más de 20 hectáreas.

Su objetivo es arirbar a una condena por “homicidio simple”, reprimido con penas de 8 a 25 años.

Geolocalización, según las empresas de celulares

Otro punto trascendente para la causa es la geolocalización. La geolocalización es la capacidad para obtener la ubicación geográfica real de un objeto, como un radar, un teléfono móvil o un ordenador conectado a Internet.

Los fiscales afirman que las empresas ubicaron una distancia muy próxima entre los dos protagonistas, a la que refuerzan con parte del celular de Zárate, hallado junto a un tronco.

Para la defensa, Juan José Saín, la prueba es “endeble” e “ilógica”. Y asegura: “Alguien que acaba de desprenderse quemando un cuerpo, ¿puede dejar sano un celular incriminatorio?”l

Más noticias de hoy