×

Alerta, saboteadores: las 5 claves para detectar a tu 'enemigo' cotidiano

Durmiendo con el enemigo. Habla siempre en negativo. Es severo al criticarte. Llega al punto de avergonzarte. E incluso de hacerte dudar de tus fortalezas. Su trabajito no es sutil pero letal. Consejos para confrontar al que siempre te tira para abajo.

- 09:33 El Cronista

Todos hablamos con nosotros mismos. Este diálogo rumiante va por dentro y muchas veces dice cosas que no nos apoyan para avanzar. Es el saboteador interno: creencias limitantes, barreras inconscientes, a veces emocionales o construidas en la mente, que le dan letra a ese personaje que convive con nosotros.

Como un lorito que habla en negativo, es severo al criticarnos, nos hace sentir vergüenza y hasta nos condiciona a actuar de ciertas maneras que, quizás, son justamente en contra de lo que anhelamos. El proceso del saboteador es evidente, aunque sutil en su mecanismo: permanece en las sombras, debajo de la superficie. Es como un subtítulo que no está a la vista y que aparece detrás de cada meta, objetivo, sueño e idea que queremos alcanzar.


Te recomendamos: Cómo conseguir un pasaje en business pagando igual que en económica


Como forma parte de nuestra estructura psíquica, es posible que no te des cuenta de su peso y de cómo influye decididamente en cada aspecto de tu vida. Este personaje limitante te sabotea y desafía, a veces asumiendo roles con otras caracterizaciones. Como vive enmascarado, adopta diferentes manifestaciones según le demos poder para intervenir.

La buena noticia es que podemos silenciar y hasta apagar completamente esa vocecita descalificadora interna. Es un trabajo de autoconocimiento que parte, justamente, por reconocerla e ir quitándole poder. Por ejemplo, cada vez que te decís “No puedo”, tu saboteador dice “¡Claro que no podés, te lo advertí!, y se activa en tu cerebro un circuito que le da indicaciones al inconsciente de actuar en consecuencia.

También funciona de forma inversa: si expresás “Quiero hacerlo”, tu saboteador ya no tiene poder sobre vos, y es así como el circuito cerebral se activa dando órdenes al inconsciente para darte cierto empuje y entusiasmo para ir hacia adelante.

El saboteador te limita de todas las formas posibles. Los “no valés para nada”, “eso no es para vos”, “el dinero no es para alguien como vos”, “te vas a quedar soltero por siempre”, “nadie te querrá así como sos” son manifestaciones inconscientes extremadamente duras y limitantes.

Prácticamente, se van formando “incrustaciones” de estas sentencias que, como resultado, producirán que te sientas cada vez peor.

Para empezar necesitas conocer y confrontar cara a cara a tu saboteador. Una forma práctica es empezar a convertirte en un observador neutral de tus voces internas y a detectar rápidamente por qué lado viene: constructivo y proactivo, o derrotista y amargado.


Te recomendamos: Estrenos de Netflix en noviembre: qué series, películas y documentales llegan a la plataforma


Este limitante interno adopta muchas formas, y cada una puede tener varias combinadas. De tu destreza y astucia al escucharte internamente dependerá la herramienta para afrontarlo y “desalojarlo” de vos, para dejarlo sin lugar donde desarrollarse.

Los 5 saboteadores más frecuentes

1. Saboteador de confianza

Característica principal: es hipercrítico. Lo que busca es que no confíes en vos; anhela verte caído, dudoso y poco resuelto para llevar adelante tus proyectos.

Herramientas: desafíate en cosas que te den miedo, aprende a tomar decisiones, evaluar los riesgos y avanzar. Cada paso que des se traducirá en mayor confianza interna.

2. Saboteador de energía

Característica principal: es súper tóxico. En este caso, consume tus pilas diarias mediante la crítica: procede a rebajarte e impulsarte a decir, hacer cosas y reunirte con personas que no contribuyen a tu bienestar.

Herramientas: observá las cinco personas con las que más tiempo interactuás, porque son un reflejo de lo que estás viviendo. Agradecé por cada experiencia. Tomá consciencia si estás actuando en automático: lo ideal es estar presente aquí y ahora. Meditá unos minutos cada día, cargándote de energía saludable para vos.

3. Saboteador de inteligencia

Característica principal: es ultra perfeccionista. Lo que persigue es que creas que jamás estarás a la altura de las circunstancias. Esto produce grandes dosis de frustración e insatisfacción.

Herramientas: hacé una lista de tus fortalezas y también de tus debilidades. Potenciá tus fortalezas y trabajá sobre los puntos de mejora.

4. Saboteador de autoestima

Característica principal: es perverso. Aquí se siente en su salsa, porque sabe que si logra vencer tu autoestima estarás más a su merced. La autoestima es la construcción interna de quién soy, qué quiero y cómo anhelo salir adelante.


Te recomendamos: Cepo: guía para usar las tarjetas en el exterior y en Internet


Herramientas: trabajá en vos. Hacé cursos y seminarios; leé libros constructivos que te ayuden a mejorar; pasá tiempo en la naturaleza y conectándote en silencio con vos.

5. Saboteador de sueños

Característica principal: es un creador de excusas permanentemente. Probablemente el gran “logro” de un personaje limitante es frenar todo impulso hacedor de tu parte. Lo que busca es pinchar tus metas y objetivos, y hacer que los sientas como inalcanzables o inapropiados. Quiere apagar tu brillo y tu llama interior.

Herramientas: mantené firme tu propósito y planificá estratégicamente tus metas. Escuchá tu voz interna, tu intuición: utilízala como guía permanente. Reunite con personas en tu misma sintonía: gente positiva, que construya y vaya hacia adelante. Aprendé a gestionar tus pensamientos: esa es tu responsabilidad.


Más noticias de hoy