×

Son hermanas y juntas crearon una empresa que ambienta las estas más top del país

Paz, Lola y Agustina Caradonti fundaron una empresa de ambientaciones que facturó $ 19 millones en 2018. Tienen en su historial eventos como el G20 o la Davis.

- 10:08 El Cronista

De una fiesta de 50 en Cafayate hasta la cena entre Mauricio Macri y Barack Obama en el CCK con más de 400 invitados. Las hermanas Paz, Lola y Agustina Caradonti saben vestir las mesas y espacios de los eventos más exclusivos del país, pero también darle su toque de distinción a bautismos, casamientos o cumpleaños.

Para ellas, cada cliente es único y entre las tres idean ambientaciones con techos llenos de globos, caminos colmados de flores, almuerzos rústicos, comidas al pie de una montaña y suculentas en macetas como centro de mesa. Así, montaron una empresa que el año pasado fue la elegida para la decoración de los almuerzos en Villa Ocampo y el Malba en los que Juliana Awada recibió a las primeras damas durante el G20.


Te recomendamos: ¿Perteneces a la élite de personas super inteligentes?: comprobalo en este test


La iniciadora fue Paz, diseñadora de interiores que ambientó su casamiento como una gran carpa de circo. Los encargados del catering, fascinados con el resultado, les hicieron llegar sus primeros trabajos y después pasaron a hacer escenografías en un estudio de TV. Luego se sumaron las dos hermanas (Lola era socióloga y Agustina, abogada) y en 2008 llegó el inicio formal del trío.

El primer evento fue a lo grande: la ambientación de la Copa Davis en Parque Roca. “Nunca entendimos lo bien que nos fue pese a nuestro anti marketing, porque cambiamos muchas veces de nombre. Pero muchos clientes llegaron gracias a conocidos y la estructura del estudio de TV nos ayudó”, recuerda Paz

Se financiaron gracias a los eventos y alquilando mobiliario hasta que pudieron dar el salto y comprar sus propios materiales. “Los eventos chicos nos daban ganancia, con los grandes nos stockeabamos y nos daban nombre. Nuestro capital son los materiales”, explica. Hoy, tienen un depósito de más de 1500 m2 lleno de muebles y objetos con los que trabajan. Al ver ese capital que por momentos estaba parado, las emprendedoras abrieron una segunda unidad de negocios alquilando esos materiales a otros ambientadores.

Los eventos sociales siguen siendo el core. “Algunos se planifican con un año de anticipación, y más ahora que empezamos en el interior”, explica Lola. Las hermanas aseguran que, el día de la fiesta, se trasladan unas 30 personas entre su personal fijo, realizadores, floristas y enteladores y, para un casamiento de 300 personas, los presupuestos suelen arrancar en los $ 700.000.


Te recomendamos: Alerta, saboteadores: las 5 claves para detectar a tu 'enemigo' cotidiano


La creatividad viene en la sangre. Las tres recuerdan cómo en su casa su madre les inculcó la atención a cada detalle y en cada comida la mesa siempre estaba bien puesta. Pero trabajar en familia tiene sus desafíos: “Al principio nos matábamos. Pero trabajamos con un consultor que nos enseñó a pelearnos y a organizarnos. Ahora cada una tiene la última palabra en un área: Lola con eventos, Agus con administración y producción, y yo con decoración”, cuenta Paz.

Las socias, que facturaron $ 19 millones en 2018, explican que con el tiempo se profesionalizaron. “A lo que nos pide el cliente le damos una vuelta de tuerca más. Rockeamos la situación. Siempre tenemos una sorpresa”, dice Lola.

En cifras

Fundación: 2008

Cantidad de empleados: 8

Facturación 2018: $ 19 millones


Más noticias de hoy