×

Jorge Asís se imagina a Macri “aliviado” tras sacarse el peso del poder

Entre muchos otros conceptos lúcidos y expertos de la realidad, dijo: “A todo ese 40% se le pudo ganar una elección, pero contra ese 40% no se puede gobernar”.

- 01:00 Política

Tras disertar en la 10ª Feria Provincial del Libro, el escritor y periodista Jorge Asís habló de toda la actualidad política del país imaginando al presidente Macri “aliviado” porque “se saca la problemática del poder” y advierte que Fernández está más preocupado por la gran “catástrofe” de la economía argentina que por la futura oposición.

En una larga entrevista para Libetad de Opinión, Asís analizó: “Del 65% del no peronismo de la Argentina, hay un 30% que es inapelablemente peronista. No le digo que sean exactamente 30, pero de pronto 20, 25 tienen que ver con el núcleo duro de oposición; y el resto, un buen trabajo que hizo en el último tramo Mauricio Macri, que mucha gente, consciente de que fue un muy mal gobierno, con esa misma conciencia y la creencia de que lo que venía podía ser peor, lo empezaron a ver parecido a Paul Newman (actor estadounidense), en El Estigma del Arroyo, rubio, de ojos azules. Pero, fundamentalmente basados en lo peor de lo otro. Muy anti. Y una falta, una fragilidad argumental del Frente de Todos, que no tuvo un discurso, para la gente que paga sueldos e impuestos en la Argentina. Uno no puede estar sostenido solamente por lo periférico, por sectores populares que tienen que ver más con el padecimiento. Cuando uno tiene una propuesta racional para toda la sociedad, algo pasa que se le juntaron todos en contra”.

“En realidad, cuál es el problema que tiene hoy el gobierno que asume. A todo ese 40% se le pudo ganar una elección, pero contra ese 40% no se puede gobernar. No se puede gobernar con la gente que paga impuestos, que consume de todo (viajes en avión, comida, ropa, prepagas), gente de capa media que le tiene desconfianza y que no hubo manera de quebrar” ese sentimiento o percepción.

La nueva oposición

Acerca de cómo imagina a Macri con los números puestos y a la espera del cambio de mando, Asís señaló: “Está aliviado, porque se saca la problemática del poder. Una vez que uno se pone el traje azul, jura por la Constitución y los Santos Evangelios, abraza a la hermanita que lo está mirando, hay que ir al despacho y tomar decisiones, que no son fáciles. Yo pienso cómo puede estar Macri, y esto es información, no es interpretación teórica. Debe estar preocupado por mantener su rol de jefe de la oposición a lo que viene, por la propia interna, porque hoy está sentado en la misma mesa y en la misma posición que Horacio Rodríguez Larreta, asociado al mejor cuadro que tienen que es María Eugenia Vidal. Y están los radicales, que tienen tres gobernaciones y no quieren ahora conformarse con palmaditas, o caramelos de madera ligeramente espolvoreados con azúcar impalpable. Quieren participar de las decisiones. Y ahí hay dos figuras nuevas que van a tallar: uno es (Alfredo) Cornejo (gobernador de Mendoza), el otro es Martín Lousteau, y el radicalismo vuelve a la conducción de Coti Nosiglia. Esa es la oposición que tiene, a la espera de que en el nuevo oficialismo se desarrollen algunas contradicciones”, escenario que a su juicio se volvió factible al perder Macri la presidencial y dejar escapar esa gran cuota de poder. Aunque también rescató que “perdió pero recuperó muchos puntos, en el segundo tramo, cuando hace una política distinta a la que hizo tres años y medio”.

Lo interno del PJ

Viendo hacia dentro del frente ganador, Asís no desperdicia tintas y señala: “El peronismo cuando discute poder, a veces puede ser despiadado, pero es inteligente. Hoy a todos les conviene andar bien. No están las cosas en la Argentina como para, por alguna cuestión de forma, plantear alguna diferencia. Él (por Alberto Fernández) sabe que tiene alguien en quien confiar para que le manejen entre Massa y la Dra. el Parlamento. Sabe que está La Cámpora, que tiene el objetivo de hacerlo a Máximo presidente de la República. Me parece muy bien que haya un grupo que tengas ambiciones políticas. El gran problema que tiene Fernández no es la pelea con la oposición o con su propio frente, sino la que tiene que enfrentar, la catástrofe de la economía argentina, la cantidad de problemas que superan la posibilidad de soluciones. Ahí es dónde me parece tiene que poner más el acento”.

“Ella comenzó a ganar” con la foto en el PJ

Puesto a analizar la figura de la ex mandataria y electa vicepresidenta, Dra. Cristina Fernández, Asís expresó: “Ella comenzó a ganar, de acuerdo con mi criterio e información, probablemente mala, cuando decide ir a tomarse una foto a la casa central del Partido Justicialista en la calle Matheu. Ahí se da cuenta de que destruye la táctica de su adversario, que era hacer tres o cuatro peronismos, y la de ella fue aglutinar peronismos. Todo lo que antes se llamaba pejotismo, tomarlo de otro modo, juntarse con los gobernadores (la elección de Alberto fue interesando para armar cierta robustez con los mandatarios provinciales), la incorporación de Sergio Massa, que dio lo que faltaba, aporta una diferencia que fue importante; de los dos millones de votos con que gana Alberto Fernández, un millón y medio son de la provincia de Buenos Aires; y un millón de votos son de la tercera sección electoral bonaerense, lo que significa que el poder está asentado en sectores populares, donde pobrecita la gobernadora María Eugenia Vidal tenía que cargar la cruz de Mauricio, y eso era imposible”.

Luego completó: “Ella tuvo otras dos decisiones fundamentales. No fue fundamental, para mí, ponerlo a Alberto, sino ponerse ella de número dos. Que un político tome conocimiento y conciencia de que yendo de dos es mejor que ir de uno, cuando ella es la dueña de los votos, eso no lo hace cualquier político; eso me pareció muy bueno. Y la segunda fue optar por Kicillof, que era exactamente lo opuesto de lo que uno podría esperar como gobernador de Buenos Aires, porque no da el piné, un intelectual como él, conocido excesivamente por su decencia, su transparencia, un tipo que no le interesan los negocios. Era una apuesta muy fuerte. Buenos Aires tiene minigobernaciones, que son muy importantes, más, uno de ellos quería tener la gobernación. Qué hizo la Dra. Siguió la receta de su marido muerto, extinto. ¿Qué hizo su marido en el 2007?, cuando ya le había ganado a Duhalde en el 2005, pero quería él ser el dueño de la provincia, lo manda a Scioli de candidato a gobernador y pone de candidato a vice al minigobernador de La Matanza, que era Ballestrini. Qué hace Cristina: lo pone a Kicillof y manda de número dos a la mini gobernadora de La Matanza (Magario), y ahí abrochó una política”, que le rindió los frutos esperados.


Más noticias de hoy