×

Central Córdoba se metió en la final y sigue haciendo historia

Con un golazo del “Kily” Vega, el Ferro se impuso ante Lanús y se clasificó al duelo decisivo, donde enfrentará al “Millo”, que si le gana a Flamengo, le dará a los de Coleoni el pase a la Libertadores.

- 08:06 Deportivo

Por Pablo Díaz. Enviado Especial

La historia dirá que el jueves 14 de noviembre de 2019, Central Córdoba escribió una de sus páginas más gloriosas. En La Rioja, con un calor infernal, pero parecido al de Santiago, y acompañado por una multitud que no quiere despertar de este sueño, el “Ferro” derrotó 1 a 0 a Lanús y se metió en la final de la Copa Argentina, donde se medirá nada más y nada menos que con River, que anoche eliminó a Estudiantes de Buenos Aires en Córdoba, al derrotarlo por 2 a 0.

Cristian Vega, el capitán, símbolo y referente de este equipo del sentimiento “ferroviario”, marcó el único tanto con un estupendo remate de derecha desde más de 30 metros, que le rompió el arco a Agustín Rossi. Quien mejor que él para tener este premio, que mamó desde la cantera la pasión por estos colores que lleva en la sangre, como esos más de 5.000 hinchas que delilaron en la tribuna norte del “Mercado Luna” y los miles y miles que se quedaron en Santiago pegados al televisor o la radio.

Central bajó a uno de los punteros de la Superliga, se metió en la final y, si antes soñaba, ahora tiene mucho más derecho a seguir sosteniendo la ilusión de levantar la Copa.

El partido

Al minuto tuvo una clara Central, cuando el balón le cayó a Gervasio Núñez que, desde la izquierda y a la altura del borde del área, sacó una volea que alcanzó a desviar Rossi por encima del travesaño. Era más incisivo el “Ferro” en ese comienzo, mostrando mucha intensidad para presionar e incomodar a Lanús.

El equipo de Zubeldía comenzó a emparejar las acciones desde el orden y la tenencia, explotando cada vez que la pelota pasaba por los pies de Moreno, que le imprimía vértigo y velocidad al ataque “granate”. Un remate de Auzqui casi sorprende a Rodríguez, sobre los 10 minutos.

Sobre los 13’ Meli, que aparecía volcado por derecha quedando Alzugaray de interno, desbordó por su carril pero el centro atrás por poco no encontró a Herrera, que dos minutos después recibió habilitado un pase frontal de Vega, pero demoró en acomodarse y Valenti desbarató el intento. Sobre los 20’ vino una réplica rápida de Lanús, Nani se chocó con Bay y Sand quedó libre para definir, pero la pelota dio en el poste izquierdo de Rodríguez.

El “Ferro” contestó a los 25’, con un remate cruzado de Núñez desde la derecha, Rossi se esforzó para desviarla y en el rebote, el cabezazo de Herrera se fue por encima del travesaño.

Después del parate para refrescarse, los jugadores sintieron el desgaste y el ritmo decayó. Eso le vino mejor a Lanús, que comenzó a manejar más la pelota, aunque sin profundidad. Recién sobre el final volvieron a aparecer las situaciones y otra vez la más clara fue para Central, con un remate de Quilez (pasó a jugar de 8 tras la salida por lesión de Alzugaray) que se fue apenas alto.

El complemento arrancó a ritmo cansino, los dos equipos caminaban la cancha, sin poder reponerse todavía del calor. A los 8’ despertó Central, trianguló muy bien por derecha con Núñez, Herrera y Melivilo, que sacó el centro pasado y por el segundo palo entró solo Meli, que se perdió un gol increíble. Pero un minuto después llegó el “misil” de Vega que se clavó en un ángulo para el 1 a 0 y la locura en la tribuna “ferroviaria”.

Con la ventaja, Central apostó a jugar con la desesperación de Lanús, que se vio en la obligación de adelantarse en el campo de juego. Pese a que las lesiones le jugaron una mala pasada (Quilez y Melivilo también tuvieron que ser reemplazados), el equipo de Coleoni fue paciente para ejecutar su plan. Y sobre los 24’, en la primera que tocó, Cristaldo casi anota el segundo con un remate rasante que contuvo bien Rossi.

Lanús tuvo una chance con pelota parada, a los 26’, pero Rodríguez estuvo atento para contener abajo y a su derecha el cabezazo de Muñoz.

El “Ferro” no se apartó de su plan, aguantó a pie firme los embates desesperados y poco claros de Lanús. Creció la figura de Cristian Vega, un león en el medio, marcando el camino del sacrificio y la lucha. Y cada vez que Central encontró un resquicio para lastimar, fue convencido a tratar de liquidar el pleito.

La tensión fue creciendo hasta que llegó el pitazo final de Loustau para que Central siga haciendo historia y quede a un paso de la gloria eterna.


Más noticias de hoy