×

Los caminos tienen historia más allá de los números

- 10:56 Opinión

Por Graciela Gramajo 

Los caminos tienen historias, y algunas muy dolorosas. Esta es una de ellas. Año 1997, pronto comenzarán las clases, el último año de Martín (19 años) en la Enet Nº 8.

Miércoles 19 de marzo: "Vieja comprame cuadernillos para cada materia". Jueves 20 (sentado en mis piernas, hojeando los cuadernillos): "Ya les dibujare algo para cada profesor".

“Tincho”, ¡ya egresas! ¿Qué vas a seguir estudiando? Porque tienes que estudiar para poder trabajar. Vas a ser responsable de una familia. Tener tu casa. Darme un nieto… Proyectos, sueños...

Martes 25 de marzo: lo estaba sepultando.

¿Cómo seguir cuando la vida no tiene sentido? ¿Cuando sos un muerto en vida? ¿Qué debo hacer? ¿Por qué a mi hijo? ¿Por qué a mí? ¿Por qué Dios? ¿Por qué? Y se hizo la luz que iluminó un camino, duro, difícil pero no imposible, buscar el para qué. Encontrar para que a otro no le pase lo mismo. Y comenzamos a caminar buscando cómo hacer para pensar en el otro cuando te destrozaron la vida,  cuando llegas a tu casa y te faltan abrazos y buscas y solo está la cama vacía y te falta alguien en la mesa y no puedes dormir.

Desde el 98 cuando comenzamos a conocer y divulgar la seguridad vial se lograron muchas e importantes cosas. Pero el objetivo mayor no se cumple.

Hoy, tercer domingo de noviembre, por recomendación de la Asamblea General de las Naciones Unidas es el Día Mundial de las víctimas de siniestros viales. Y como acto de adhesión, no quiero los edificios iluminados de amarillo, no quiero pintar estrellas, no quiero soltar palomas ni globos con mensajes, no quiero tu lástima, me resisto a eso.

Por todos nuestros seres queridos que hoy y todos los días nos faltan. Por todos los proyectos y sueños que no podrán ser. Por todos los nietos que no conocimos. Que la Seguridad Vial sea “política de Estado”, es la única manera de lograr parar con tantas muertes evitables. Son la gran mayoría.

Funcionarios idóneos y comprometidos; educar a la familia como base de la sociedad; que nuestros seres queridos dejen de ser un frío número de mentirosas estadísticas.

Por Martín y por todos los seres queridos víctimas de esta inseguridad vial instalada.

Basta de indiferencia. No los queremos socios en el dolor. No es difícil solucionar.

Comprendan que estamos sepultando el futuro y lo poco que nos queda esta mutilado.

Gracias familia. Gracias papás, hermanos, amigos de nuestra provincia. A todos los hermanos en el dolor con los que trabajamos a lo largo y ancho del país.  Amigos y referentes de países vecinos por su consideración y respeto.

Gracias Dr. Gerardo Zamora por la constante y valiosa colaboración a nuestra ONG. Gracias a todos los que extienden sus manos, sé que nos comprenden.

¡Basta de muertes evitables! Si se puede evitar no es un accidente.


Más noticias de hoy