×

Vacaciones y estrés: 8 consejos para organizarse y descansar del trabajo (de verdad)

Cada vez más personas prefieren no tomarse vacaciones porque les genera ansiedad salir de su rutina. Es que justo antes de partir de vacaciones se experimenta un pico de tensión entre dejar el trabajo adelantado y planificar cada detalle del viaje.

- 16:10 El Cronista

Sin dudas, todos esperamos con expectativa el tiempo de vacaciones. Sin embargo, la ansiedad puede jugarnos una mala pasada, ya que existe lo que se llama estrés pre-vacacional. Según estadísticas del centro español Nascia, especializado en trastornos de ansiedad, 3 de cada 10 personas sufren de estrés antes de tomarse vacaciones.

Algunos de los motivos más frecuentes son:

La fantasía acerca de todo lo catastrófico que puede suceder durante nuestra ausencia. Se contrapone al natural estado de disfrute y relax que caracteriza al espacio de desconexión y descanso.

Hacer una excesiva planificación del ocio, pensando que de esa forma las cosas saldrán mejor y nos permitirá descansar en forma óptima. Esta tensión invisible hace que muchas veces no logremos desenchufarnos y disfrutar de la experiencia por estar tan obsesionados y ajustados al plan.

Exagerar con la delegación de tareas en el trabajo, sobre todo en personas con perfil controlador. Si bien no se trata de improvisar, el hecho de estar tan obsesionados con detalles mínimos hace que nos desconectemos del sentido placentero del descanso.

Dejar para último momento lo importante del trabajo y de la organización de las vacaciones: eso hace que nuestra ansiedad aumente y que tengamos la sensación de no llegar a tiempo.

El miedo sobre cómo resultarán las vacaciones, al tener que convivir todo el día con quienes diariamente compartimos apenas algunas horas al volver al hogar.

Temor a ir a lugares desconocidos y con un ritmo de vida fuera de lo habitual. Como cada descanso es una pequeña aventura, tener todo el día disponible y sin cronogramas puede ser desconcertante. Por eso, y aunque parezca increíble, hay un creciente porcentaje de personas que prefiere no tomarse vacaciones no sólo por cuestiones económicas (cobrar más o ahorrar), sino porque no quieren salir de su rutina conocida.

8 consejos para evitar el estrés pre-vacaciones

1. Desconectá del trabajo

Por más responsabilidades que tengas, necesitás descansar. Establecé una única persona de contacto en casos de extrema necesidad, y un horario fijo para chequear correos o responder mensajes. Fuera de esa media hora cada dos o tres días, dedicate a disfrutar.

2. Bajá tu impaciencia ante las vacaciones

Es importante reconocer el tiempo de descanso como fundamental para cargar las pilas, relajar la mente, el cuerpo y el espíritu, y volver renovado. Desde una semana antes, incorporá algún hábito que luego repetirás en tus vacaciones: leer un libro no relacionado con tu profesión, una caminata de media hora o preparar la comida en familia. Esto hará más fluida la transición del ritmo habitual al modo vacaciones.

3. Planificá tu viaje y fluí

Hay muchos aspectos que sí o sí necesitan ser planificados. La sugerencia es que empieces a hacerlo dos o tres meses antes y que compartas la tarea con otras personas que te acompañarán. Si lo hacés solo, buscá ayuda y referencias en aquellos que ya conocen el lugar adonde vas, y recabá testimonios en Internet que resulten de apoyo para serenarte y disfrutar. Luego, soltá toda la planificación y disponete 'solamente' a pasarlo bien.


4. Delegá con tiempo

El proceso del delegar no es simplemente asignar tareas, sino explicar el propósito de por qué eso es importante para la empresa y el equipo en cuanto a los resultados esperados. Buscá a las personas clave, esas que sabés que se harán cargo y podrán solucionar desvíos o problemas.

5. Comunicá tus vacaciones

Dependiendo de la actividad que desempeñes, es importante que comuniques interna y externamente tus vacaciones: lo podrás hacer con un mail breve o un mensaje de texto el último día de oficina, y avisarás que regresarás en tal fecha (que será justo un día después de tu efectivo reintegro a la oficina). Así, podrás aterrizar en esa primera jornada para ponerte al día y volver de a poco a las actividades.

6. Reducí el uso del celular

Claro que podés conectarte y chequear todo lo que quieras, aunque estar pendiente minuto a minuto -como posiblemente lo hacés en tiempo de trabajo- no es lo más conveniente. Sólo con pensar que seguirán entrando los mails o mensajes aumentarás la ansiedad. Por eso es conveniente colocar un anuncio automático de vacaciones, derivar los llamados y entrenarte en no caer en la tentación de querer controlar todo a distancia. Una buena idea es sólo encender el móvil una o dos veces al día por períodos cortos. Si tenés un celular personal y otro profesional, mejor aún.

7. Entrená tus hábitos saludables con antelación

Para entrar en ritmo más rápidamente y lograr desconectar en vacaciones la idea es que bajes los niveles de estrés que arrastrás durante el año. Dormí al menos 8 horas diarias, hacé una buena siesta por fin de semana, consumí abundante agua diariamente, caminá en la naturaleza, dedicate unos minutos diarios a la meditación, comé de modo equilibrado, salí del sedentarismo

8. Si está en tratamiento médico, hacé un chequeo antes de viajar

Es recomendable que visites a tu médico antes de las vacaciones y que hagas un chequeo de rutina. Así como calibrás tu automóvil ante de viajes en la ruta, lo mismo necesitás cuidar tu cuerpo.


Más noticias de hoy