×

Una joven vivió un calvario, fracturada y encerrada por su ex, un conocido mecánico

La víctima se encontraba en La Banda con una amiga, cuando fue sorprendida por el acusado, un individuo de Clodomira.

- 01:13 Policiales

Un aberrante y repudiable hecho de violencia de género está siendo rigurosamente investigado por la Unidad Fiscal de La Banda, donde una joven -completamente desfigurada- arribó para pedir ayuda.

Pese al hermetismo con el que se maneja la instrucción de la causa en la Unidad de Violencia de Género de Intrafamiliar -coordinada por la Dra. Marta Elena Ovejero- se supo que la denuncia fue realizada el pasado 27, cuando una joven logró huir de su cautiverio y pedir ayuda.

Fuentes cercanas a la causa indicaron que la odisea de la víctima -una joven de 23 años, residente en Estación Simbolar- comenzó el miércoles 20 a la noche, cuando decidió viajar con su amiga hacia la ciudad de La Banda.

Eran alrededor de las 22.30, cuando la damnificada se encontraba en la esquina de San Carlos y Besares junto con su amiga y de atrás recibió una trompada que la derribó al suelo. Ante la atónita mirada de su amiga -única testigo del hecho- la joven cayó y desde el piso observó que su ex pareja estaba en una motocicleta y desde allí comenzó a patearla.

Mientras ella atinaba a cubrirse la cara, el acusado -siempre sobre el vehículo- la tomó del cabello y la arrastró, mientras aceleraba su rodado, por más de una cuadra, para luego obligarla a subir a la moto y llevarla a su casa en Clodomira.

Según consta en la denuncia de la víctima, su ex -de apellido Argañaraz, conocido mecánico de Clodomira- al verla tan golpeada se “compadeció” y la llevó al hospital, donde le colocaron calmantes.

Cabe remarcar que del nosocomio no se informó a la policía sobre el episodio de violencia, dijeron fuentes del caso.

Tras ser asistida, el acusado la llevó -según su relato que difiere de la declaración de una de sus amigas- hasta su casa en Estación Simbolar y allí la dejó, “aclarándole” que él daría vueltas todo el tiempo y que “le iría peor” si salía de la casa para hacer la denuncia.

El jueves 21, el acusado regresó nuevamente a la casa de ella y sin contemplación por las heridas que tenía, nuevamente la agredió cuando ella se negó a seguirlo hacia Clodomira.

Por temor a las amenazas de su ex, la joven permaneció encerrada en su casa, durante todo el fin de semana. Siempre siendo espiada por el mecánico que le hacía saber que merodeaba la casa.

El otro terrible episodio ocurrió el lunes cuando en horas de la noche, el mecánico -en compañía de otros sujetos, cómplices de las agresiones- llegó a la casa de la víctima y al encontrarla en la puerta de la casa, la atacó a golpes de puño.

El sujeto la derribó a patadas, para luego tomar la mitad de un ladrillo para arrojárselo en la cara, pero ella atinó justo a cubrirse con sus manos. Nadie intervenía para “salvarla”, quien tenía el rostro desfigurado.

Como pudo la joven logró ingresar a su casa y le pidió al acusado que se retirara porque iba a llamar a la policía. La damnificada permaneció encerrada en su casa hasta el miércoles 27, cuando su amiga fue a buscarla para hacer la denuncia.

Enterada del aberrante hecho, la Dra. Marta Elena Ovejero, solicitó a la policía que -con orden judicial- irrumpa en la casa del acusado y lo ponga tras las rejas de inmediato.  


Más noticias de hoy