×

Marangoni: “El país está en terapia intensiva económica y probablemente siga por un tiempo así”

“Vamos a tener un 2020 muy complejo”, señaló el panelista de “Animales Sueltos”, programa que conduce Fantino en América. Entiende que la deuda será el principal desafío del nuevo gobierno.

- 03:23 Política

El reconocido politólogo Gustavo Marangoni advirtió que con la asunción del gobierno del Frente de Todos, no se resolverán los problemas del país. Es más, sostuvo: “Vamos a tener un 2020 muy complejo”. En ese escenario, el económico consideró que la deuda externa es el principal desafío que tendrá Alberto Fernández apenas asuma en su gestión.

El panelista del programa “Animales Sueltos” y expresidente del Banco Provincia de Buenos Aires, estará este martes 3 en Santiago del Estero para brindar por la tarde una charla en el Hotel Carlos V con la siguiente temática: “La Argentina del Desarrollo: política y economía en clave de consenso”.

Previo a su visita, el analista político dialogó con EL LIBERAL y analizó el escenario actual y las variables que irán produciendo el reacomodamiento político y económico en el país, entre otros temas en los que dejó interesantes definiciones.

Sobre los posibles escenarios después del 10 de diciembre, indicó que “todavía hay mucha información por completar, gabinete y medidas”, aunque en el campo económico, sostuvo que la deuda externa es el “desafío más inmediato para resolver para el próximo gobierno”.

-¿Creer que el país va a renacer a partir del 10 de diciembre y que se acabarán los problemas puede ser un error?

-La Argentina está en terapia intensiva económica hace mucho tiempo y probablemente siga por un tiempo así. En ese sentido, no hay que llamarse a engaño, porque es un país que está al borde en un nuevo default o como mínimo en una obligada necesidad de renovar sus compromisos de deuda. De acuerdo como lo quieras ver, al haber reperfilado parte de las letras en agosto pasado, el país también se puede decir que está en un semidefault. Un país que está en esas condiciones, con un 57 u 58% de inflación con la que va a terminar este año, un nivel de pobreza que va a estar en el orden del 39%, y todos los demás indicadores productivos complicados, más allá de la voluntad que todos tenemos de que esto se modifique y lo más rápido posible, vamos a tener igual un 2020 muy complejo. Aún asumiendo que la dirección que encarne el presidente Alberto Fernández y su equipo sean bien distintas a la que han encarnado Mauricio Macri y su equipo. Pero aún así la agenda de dificultades es muy grande; y no solo a nivel de estado nacional, sino también de estados provinciales como Buenos Aires que tiene un vencimiento de deuda 500 millones de dólares en el mes de enero.

-¿Si tuviera que mencionar variables para describir el gobierno de Macri, cuáles serían?

-“Desde el punto de vista económico fue el fracaso y desde el punto de vista político, termina consolidando una oferta política que parece tener una base relativamente sólida, de un 40%. Más en el contexto de un gobierno que no solo a la vista de quienes fueron opositores sino de propios integrantes, no alcanzó en los objetivos económicos sino que fracasó en muchos de ellos, que obtenga el 40% de los votos, habla de la consolidación de una de las dos culturas políticas. Una de Juntos por el Cambio y ahora más estructurada, la del Frente de Todos.

-¿Esto le alcanza para ser jefe de la oposición, o puede conspirar contra ello las voces críticas de sectores del radicalismo?

-La pretensión de Macri de ser el líder de la oposición es respetable, pero no creo que sea posible. El va a ser un referente de la oposición, no me animo a decir que será el jefe de la oposición; además por una cuestión lógica: en los regímenes presidencialistas no hay líderes de la oposición, sí en los regímenes parlamentarios como en España o Inglaterra. Pero hay que reconocer que por su condición de ex presidente a partir del 10 de diciembre y porque es el único referente nacional que puede generar algún tipo de movilización como las que se han realizado entre agosto y octubre en las sucesivas marchas del Sí se puede y como probablemente sea la del 7 de diciembre, cuesta pesar otro referente de la posición que tenga la misma capacidad de movilización. Queda claro que no va a ser alguien que se vaya a su casa. Y con relación al radicalismo, hay dos sectores uno que encabeza Mario Negri y que estuvo más identificado con las políticas de Macri y otro que se autodefine como más social demócrata y ahí puede tener Alberto Fernández una veta para negociar algunas leyes y en algún futuro cercano la atracción de ciertos dirigentes.

-En ese sentido Fernández se movió rápido porque se reunió con Ricardo Alfonsín.

-Alguien que fue muy crítico del gobierno de Cambiemos y puede haber algunos otros más que mantuvieron a lo largo de estos años una opinión crítica del gobierno de Mauricio Macri y como la campaña de Macri fue una campaña muy volcada en el cuadrante de derecha, es probable que algunos dirigentes del radicalismo no se sientan muy cómodos. 

“Argentina es un país presidencialista, no va a admitir diarquías”

La impronta kirchnerista en el armado y distribución de cargos en el Congreso, y bajando algunos nombres del Ejecutivo que referenciaban a Massa como Tundis y Gorgal, para colocar a nombres de exfuncionarios K, instaló en los medios la idea de un cogobierno o gobierno bicéfalo en el Frente de Todos. Sin embargo, Marangoni señaló que el sistema presidencialista de la Argentina, impide una diarquía, pero advirtió que Fernández deberá mostrar su liderazgo rápidamente una vez que asuma el poder.

“Desde hace algunos años en la Argentina lo que gobiernan son coaliciones, ya no partidos políticos nacionales que prácticamente tienen una existencia formal pero no real, la UCR tiene existencia en las provincias, pero a nivel nacional más allá de tener un Comité no tiene relieve para contener y el justicialismo también tiene su consejo nacional, pero en realidad es más fuerte en las estructuras provinciales que en la nacional y esto lleva a que haya coaliciones. En este caso la de Juntos por el Cambio y la que arranca que es la del Frente de Todos, que tiene una particularidad: es la candidata a vicepresidenta la que propuso el candidato a presidente lo cual por lo menos es una innovación en la política local y global”, reflejó.

Pero remarcó que la Argentina “es un país presidencialista, en ese sentido no va a admitir diarquías en el poder. Creo que hay una necesidad de ver con claridad y nitidez que el que está al mando del Poder Ejecutivo es siempre el presidente, pero no se puede soslayar que la vicepresidente (Cristina Kirchner) tiene un respaldo y un cumulo de votos que no tuvo nunca un vicepresidente”.

“La crisis económica y social es tan grande que alentar la grieta, sólo profundizará la crisis”

“El Gobierno se tiene que apoderar de los medios de comunicación y poner gente neustra”, fue la altisonante frase de Hebe de Bonafini que repercutió esta semana y que para muchos periodistas, hizo recordar el avance que tuvo el kirchnerismo sobre los medios.

Marangoni descree que las palabras de Bonafini “sean representativas del Frente de Todos, o que conceptualmente exprese al FdT, inclusive por los nombres que van trascendiendo de personas que puedan estar en el Gabinete, y que están vinculadas al ámbito de la comunicación, son personas de credenciales excepcionales y democráticas”.

Es más, sostuvo que las posturas fundamentalistas de sectores K no son admisibles en el actual escenario de crisis. “Lo ha expresado el propio candidato, la necesidad de superar esto que se dio a llamar la grieta. La dimensión de la crisis económica y social de la Argentina es tan grande que cualquier otro tipo de conducta que en vez de tender puentes cave trincheras, lo que hace es profundizar la crisis”, alertó.

“Es momento de puentes, no de cavar trincheras, porque se van a necesitar también leyes en el período de sesiones extraordinarias, se van a tener que negociar muchas leyes; y algunas serán relativamente fáciles de aprobar porque hay altos consensos con la oposición, pero en otras seguramente habrá que negociar en virtud de estos números ajustados que hay por lo menos en Diputados y la actitud para generar el marco adecuado de negociación, tanto del gobierno que entra como el que se va, es de mucha amplitud, porque la Argentina estamos ahora como en la calma chicha que el supercepo ha tranquilizado al dólar, pero es una situación engañosa. Es como tomar un analgésico fuerte sin atacar la fuente del dolor y una vez que se vaya el efecto del analgésico va a volver el problema”, graficó.

“Los gobernadores han sido fundamentales en el triunfo del FdT”

Otros de los temas que analizó el politólogo Gustavo Marangoni, fue la elección de Claudia Ledesma de Zamora como presidenta provisional del Senado. En esto, dijo, obró un gesto de Cristina Kirchner y de Alberto Fernández hacia los gobernadores, pero también la ascendencia del gobernador Gerardo Zamora en el Frente de Todos a nivel nacional, más teniendo el peso de la representación local en el Congreso.

“Esto tiene que ser una coalición que tanto en el Ejecutivo como en el Legislativo, refleje la variedad que contiene, que creo que fue la gran limitación de Juntos por el Cambio y esto se dijo muchas veces: que fue una coalición electoral que no se pudo plasmar en una coalición de gobierno porque no distribuía roles y poderes en lugares críticos a la variedad de integrantes que la componían. Ahora lo estamos viendo en el caso del Legislativo (por parte del Frente de Todos), veremos en el Ejecutivo a partir del 6”, describió

Marangoni señaló que “hay actores que tienen mucho protagonismo y mucha fortaleza. Recordemos que el frente de Santiago del Estero tiene además de una posición interna muy consolidada y firme, un número de senadores y diputados nacionales que en un contexto de mucha paridad en el Congreso, puede tener un rol muy determinante. Reconocerle esa ascendencia es un reconocimiento al frente de Santiago a la figura de (Gerardo) Zamora y de (Claudia) Ledesma de Abdala; pero también a la figura de los gobernadores, porque pensemos que el que presidirá el bloque de senadores será José Mayans que siempre ha manifestado su apoyo a Cristina, pero que indudablemente también es una referencia de Gildo Insfrán (gobernador de Formosa)”. Y sostuvo: “Los gobernadores han sido fundamentales en la victoria del Frente de Todos, porque recordemos que Cristina lo postula a Alberto Fernández en mayo porque admite que ella tiene límites para ganar la elección, pero con el mandato de que cierre dos acuerdos fundamentales: con los gobernadores y del Frente Renovador, que sin este apoyo no se habría obtenido el 48% de los votos”.l


Más noticias de hoy