×

Tras el asesinato de “Coriano” arrojaron bombas molotov en la casa de los homicidas

Ocurrió mientras varios efectivos realizaban custodia en la propiedad de la familia Vega. Además realizaron disparos con “tumberas”. Los supuestos asesinos fueron detenidos.

- 00:30 Policiales

El crimen de “Coriano”, el adolescente de 17 años que fue asesinado a tiros frente a la cancha de Sarmiento, generó nuevos enfrentamientos entre los integrantes de la familia de la víctima y la de los victimarios.

Mientras los efectivos de la División Homicidios y Delitos Complejos de La Banda, realizaban averiguaciones para dar con el paradero de los adolescentes homicidas, la policía custodiaba las casas de sus familiares por temor a una “venganza”.

Tal como era de esperar, la muerte de Gabriel Coria no iba a quedar así, pues según informó la policía mientras se realizaban rastrillajes -cerca de las 1.30- para dar con los agresores, un grupo de sujetos, que serían integrantes de “Los Corianos”, arremetieron contra los uniformados apostados en la vivienda de los agresores.

Según informaron fuentes policiales, al ver a los efectivos de Infantería, quienes hacían trabajo de contención sobre calle Tucumán, entre calles Pedro León Gallo y Soler les realizaron disparos con “tumberas”.

No conformes con efectuar tiros, los malvivientes arrojaron bombas molotov -explosivo fabricado de forma casera- y adoquines, lograron así lesionar al agente Sergio Martínez, quien sufrió heridas en su pierna.

Al verse superados en número por los acusados y que la situación se tornaba incontrolable, los efectivos de Infantería realizaron disparos con cartuchos AT y cartuchos de disuasivos químicos.

Una vez controlada la situación, los efectivos de Homicidios continuaron con la búsqueda.

Mientras tanto, con pistas firmes, otro grupo de los investigadores llevaba a cabo un rastrillaje por una zona montuosa en inmediaciones del predio de la ex Faca, en el San Fernando, ya que según las averiguaciones, los primos acusados estaban ocultos en ese lugar.

Tras internarse entre la maleza, los detectives hallaron a los acusados -apodados “Tripa” y “Choco”, de 15 y 17 años- ocultos en el monte junto con el rodado en el que se movilizaron al momento de asesinar a Coria.

Rápidamente fueron reducidos y trasladados a una dependencia policial donde quedaron bajo las órdenes de la Dra. María Teresa Montes, fiscal interviniente. 

Serán indagados en los próximos días

Los acusados -imputados por homicidio- serán trasladados en los próximos días a la Unidad Fiscal para ser indagados.

Además se tomará declaración testimonial a las personas que estuvieron presentes cuando los Vega arribaron a donde estaba “Coriano” y le dispararon.

Según se supo, el sujeto que viajaba como acompañante habría sido quien accionó el arma, por lo que la Dra. Montes pidió que a ambos se les realizaran pruebas de rodizonato de sodio en busca de saber si manipularon armas. También será indagado un joven de apellido Díaz -de 24 años- acusado de atentado y resistencia a la autoridad, ya que fue atrapado cuando los efectivos fueron atacados con tumberas y bombas caseras. 

Gabriel estaba siendo velado, rodeado de policías

Luego de ser examinado por el médico forense -en la morgue del Centro de Salud Banda- el cuerpo de la víctima fue entregado a sus familiares, quienes lo trasladaron hasta su casa de calle Pedro León Gallo y Tucumán para recibir el último adiós.

Como se recordará, Gabriel (17) se encontraba a pocos metros de su casa cuando fue sorprendido por los primos -”Tripa” y “Choco” Vega- quienes sin mediar palabra le dispararon.

Coria recibió cinco impactos en su cuerpo, por lo que tuvo que ser trasladado de urgencia al CIS Banda para recibir asistencia médica. Sin embargo, debido a la gravedad de las heridas murió, tras sufrir un paro cardiorrespiratorio.

El forense reveló que tenía un disparo en el lado derecho del tórax, tres en la pierna derecha y el restante en la región anterior al muslo de la pierna izquierda. La representante del Ministerio Público recibió el adelanto del informe del médico.

Para evitar que se generen nuevos hechos de violencia, mientras se realiza el sepelio de Coria, la Fiscalía ordenó que más de cincuenta efectivos del Cuerpo de Guarda e Infantería se hicieran presentes en la zona para evitar conflictos.

También la casa de los familiares de los acusados está siendo custodiada por los uniformados. 

Antecedentes de violencia: disputa por el territorio

Si bien los motivos del nuevo enfrentamiento -que le costó la vida a Gabriel Coria- se desconocen, la rivalidad entre los “Corianos” y los Vega es antigua y cuenta con peleas con armas en reiteradas ocasiones.

Al parecer, la víctima y los adolescentes aprehendidos -y otras familias, que formaban parte de sus bandas- mantenían desavenencias generadas en un pasado no determinado, por cuestiones de vecindad. Querían liderar el territorio.

Según declaró el padre de uno de los supuestos homicidas, cinco días atrás se habría producido el último altercado. Los “Corianos” habían arribado a la casa del adolescente de 17 años (ahora detenido) y realizaron disparos. Éste le pidió a su familia que no informen a la policía, ya que él “arreglaría” las cosas.

Otro ataque de los Corianos fue en el año 2017. En ese entonces, el escenario de la tragedia fue una casa del Bº Villa Nueva, hasta donde los “Corianos” se trasladaron para “arreglar” cuentas. Tras enfrentarse a tiros, un joven de la zona —identificado como Raúl Esteban Gerez (31)— recibió un disparo en uno de sus ojos.

La investigación por ese hecho, llevada a cabo por la Dra. Flavia Torres, terminó con algunos de los “Corianos” detenidos, acusados de homicidio en grado de tentativa, entre ellos la víctima quien fue beneficiado con el régimen penal de la minoridad. l

 


Más noticias de hoy