×

Cuáles son las lesiones más comunes en los chicos y cómo hay que tratarlas

- 23:48 Santiago

Los accidentes domésticos leves están al acecho de grandes y chicos, y en cuestión de segundos pueden ocurrir. Desde golpearse el dedo meñique del pie con la esquina de la cama hasta sacar la tarta del horno y quemarse la mano, son adversidades de las que ninguno está exento.

Quemaduras

Salpicarse con el agua del mate, utilizar la cera de depilar muy caliente o abrir la tapa del horno sin protección en las manos, son sólo algunas de las formas en las que accidentalmente podemos quemar nuestra piel. Pero, ¿qué hacer ante estas situaciones? Los mitos más comunes son ponerse pasta de dientes o frotarse la herida contra el pelo, pero esto no asegura una buena evolución de la herida. Es importante higienizar la zona y aplicar un producto con acción calmante.

Cortes

Cortarse con elementos tan simples como una hoja de papel o pelar la rebelde cáscara de la manzana, son de las heridas más molestas que hay. Pican, laten y arden al mismo tiempo. Es elemental limpiar y desinfectar la herida y asegurarse que no quede ningún cuerpo extraño dentro del corte para evitar una futura infección. Una vez higienizada la zona, aplicar un producto que contenga agentes antibacterianos como cobre, zinc y manganeso, así como también agentes que eviten que las bacterias se adhieran.

Caídas, golpes y raspaduras

Tropezón no es caída, pero las frutillitas en las rodillas son heridas dolorosas. Con niños chiquitos, tanto los deambuladores de la primera infancia como los más inquietos, que van a 80 km por hora en el monopatín, es importante tener a mano un producto antiséptico y que además alivie el ardor.


Más noticias de hoy