×

Atrapan en Mar del Plata a prófugo por batalla en el Bº Gorrini

Fue abordado por la policía local cuando arribaba a la ciudad turística para vacacionar con su grupo familiar.

- 01:02 Policiales

Uno de los involucrados en la batalla campal ocurrida en el barrio Gorrini, donde al menos un grupo de 40 personas arribó a la casa de un supuesto ‘dealer’, y causó destrozos, arrojando piedras y realizando disparos, fue detenido en Mar del Plata.

Según se supo, se trata de Héctor Ariel Pérez, quien tenía pedido de captura nacional desde el pasado 20 de diciembre cuando el Dr. Hugo Herrera -fiscal de la causa- lo declaró en rebeldía, tras varios allanamientos negativos.

Desde entonces era intensamente buscado, ya que está sindicado como uno de los integrantes de aquel brutal enfrentamiento ocurrido el pasado 11 de noviembre, durante la madrugada.

Sobre la captura del sujeto se supo que desde La Banda tomó un colectivo y partió a la ciudad turística marplatense, junto con su grupo familiar. Al llegar a destino y descender del rodado, los uniformados locales realizaban un operativo de rutina donde se identificaban a todos los pasajeros. Cuando fue el turno de Pérez, los efectivos ingresaron sus datos al Sistema Federal de Comunicación Policial (Sifcop) y allí establecieron que era buscado por la Justicia santiagueña.

De inmediato Pérez fue reducido y trasladado a la Unidad Penal 44 donde quedará alojado hasta tanto una comisión policial bandeña viaje para extraditarlo.

Como se recordará, el incidente en el barrio Gorrini se generó cuando un joven mantuvo una pelea con otro, ya que el primero no le habría querido pagar su ‘comisión’ por la venta de drogas.

Tras la pelea verbal y física entre los jóvenes, uno de ellos se retiró del lugar jurando que regresaría para vengarse por la “mejicaneada”. Haciendo honor a sus palabras regresó horas más tarde.

Llegó acompañado de más de 40 personas, con quienes se paró frente a la casa del supuesto “dealer” y comenzó a arrojar ladrillos, provocando numerosos daños en vidrios y paredes.

El brutal ataque no solo perjudicó al supuesto dealer, sino que también lo sufrieron sus vecinos de las casas colindantes. Al menos cinco domicilios resultaron destruidos por la lluvia de cascotes. Por el caso la policía logró la detención de más de 10 involucrados.


Más noticias de hoy