×

El basquetbol como una herramienta de superación

Facundo Carrizo y Oscar Neme comentaron detalles vinculados con el funcionamiento y las necesidades que deben sobrellevar en la escuelita de básquet del Colegio San Vicente del barrio La Católica.

- 01:51 Deportivo

Algunos juegan descalzos. Otros, con ojotas, sandalias o crocks (“sapos”). Y los que pueden hacerlo con zapatillas, las tienen muy deterioradas.

Son los chicos del barrio La Católica, que concurren a la escuela de básquet del Colegio San Vicente, que dirigen Guillermo Aliende y Oscar Neme y que tiene como máximo responsable a Facundo Carrizo, también ex jugador.

“Cuando me invitó Guilli (Aliende) a participar, fue muy fuerte para mí ver. Entonces, decidí pedir colaboración en todos los grupos de básquet en los que estoy. Inclusive, un grupo de gente de Santiago Rugby fue el primero en donarme una bolsa con zapatillas. Mi función es esa, porque con Guilli alcanza para enseñarles. Él tiene los más chiquitos y a mí me tocan los más grandes”, comentó “Piturro”, que comentó que recibe las donaciones en su negocio de calle La Plata o que no tiene ningún problema de ir a buscarlas.

Al ser consultado acerca del preconcepto de que en La Católica los chicos tienen problemas de conducta, comentó: “No se les cae la palabra profe de la boca. Son excelentes. Si no, no voy. Guillermo me dijo que me iba a llenar el alma, que me iba a hacer bien. Al principio me fui temeroso, sin saber cómo interactuar con ellos, pero después me dieron tanto cariño que parecía que me conocían de toda la vida”.

“Lo que me interesa es inculcarles la responsabilidad y la constancia, que sepan que martes y jueves tienen básquet y que no pueden ir a jugar de jean, como ya ocurrió”, agregó “Pitu”.

Por su parte, Facundo Carrizo, que es trabajador social, explicó: “Es luchar día a día con eso. Para ellos jugar descalzos o de jean es habitual. Uno por ahí les marca cosas y no están acostumbrados a usar un pantalón, zapatillas o una camiseta distinta para jugar. Hay que luchar contra esa naturalización que ellos han tomado de eso”.

Luego, agregó: “Buscamos ver cómo potenciamos a los chicos, que ellos puedan ver más allá de sus necesidades, porque es una población en una situación de vulnerabilidad bastante compleja. El básquet permite que ellos mismos puedan apuntalarse hacia lo alto y no tirarse hacia abajo”.

Facundo explicó que la escuela de básquet del San Vicente tiene conexión con la del Club Mitre.

“La idea es que estos chicos que están empezando a entrenar y tomando constancia, después puedan entrenar en el club. Vamos en ese camino, de que sean responsables para que empiecen a jugar de manera competitiva”, explicó Facundo, que dejó su teléfono para posibles donaciones (3855 970401).

Por último, comentó que hay una suerte de convenio con Quimsa para que los chicos puedan asistir a los partidos de Liga Nacional, acompañados por Facundo o algún referente de la institución.

Más noticias de hoy