×

“Aunque gane las elecciones, me va a ser muy difícil gobernar porque me van a hacer la vida imposible”

Lo citó en la casa de Florencia y allí le comunicó su decisión y los motivos de la misma.“Vos podés hablar con todos. Puerta que golpeás, puerta que te abren. Todos te la abren: los medios, los empresarios, los gobernadores, los sindicalistas. A mí no”.

- 10:10 Política

El 15 de mayo de 2019, a las 15.30 “Cristina lo recibió sentada frente a la mesa del comedor, lugar donde suele jugar con su nieta Helena. Estaba sin maquillar y con ropa casual. Ergo, no estaba preparada para salir porque cada vez que lo hace, como ella misma dice, se pinta como una puerta. Después de algunas palabras y saludos de rigor con Alberto, les pidió a sus secretarios, Mariano Cabral y Diego Bermúdez, que se fueran a la cocina y cerraran la puerta”.

Así relata Diego Schurman en su libro “Alberto”, los detalles de cómo fue el ofrecimiento.

“Ya estaba preparado el té para ella y el café para él. Ya habían dejado sus celulares en otro ambiente de la casa, temerosos de una pinchadura. Ya era hora de terminar con el misterio. Y Cristina no anduvo con ambages”.

-“Estuve pensando mucho -arrancó-. Mirá, la situación está difícil. Tal vez yo pueda ganar las elecciones, pero, aunque gane las elecciones, me va a ser muy difícil gobernar porque me van a hacer la vida imposible. Y ahora tenemos que ampliar la base y empezar un diálogo más abierto con gente con la que yo no puedo hablar. Lo estuve pensando y la verdad es que me parece que vos tenés que ser el candidato a presidente -tiró la bomba”.


Te recomendamos: Cinco pedidos de Cristina que cumplirá Alberto Fernández, luego de la reunión


“Alberto quedó impávido. No reaccionó. Era como si le hablaran de un tercero. Repasó la frase de Cristina. No caía en la cuenta. Lo suyo era extremadamente racional para alguien a quien acababan de bendecir como candidato a presidente”.

El libro de Schurman saldrá a la venta en febrero y su autor publicó un adelanto en el portal de noticias Infobae.

A continuación relata que Fernández elucubraba:“Cómo iba a ser él, se preguntaba a sí mismo, si justamente se venía encargando de construir la unidad detrás de la figura de Cristina”.

“Cómo iba a ser él, seguía maquinando en su cabeza, si eso le restaría credibilidad a la tarea de ensamble que venía desarrollando”.

“Cómo iba a ser él, se torturaba, si como encargado de acomodar las piezas del rompecabezas peronista debía estar por encima de la búsqueda de un cargo”.

Cristina, según Schurman argumentaba “-Vos podés hablar con todos. Puerta que golpeás, puerta que te abren. Todos te la abren: los medios, los empresarios, los gobernadores, lo sindicalistas. A mí no”.

“-Me sorprendés. Todo lo que hicimos, incluyendo el libro (en alusión a Sinceramente), lo hicimos pensando en tu regreso como candidata. ¿Y de repente ahora me decís que no querés ser candidata? ¿Para qué trabajé todo este tiempo? -ensayó un falso reproche”.

“Alberto siguió con una vieja perorata sobre la imposibilidad de acopiar los votos de ella. Estaba convencido de que los votos no se trasladaban. De hecho, insinuó que Sergio Massa sostenía su propia candidatura presidencial esperando que Cristina se bajara, seguro de que sin ella el espacio kirchnerista -con Axel Kicillof u otro como candidato a la Casa Rosada- perdería mucha competitividad”.

Apunta: “Por entonces algunos sondeos adjudicaban a la ex presidente 34 puntos de intención de votos. Alberto le decía que sin el apellido Kirchner en la fórmula ese número podría descender a 24 puntos”.


Te recomendamos: Alberto Fernández y las palabras de Cristina en el juicio: “Fue un acto de defensa maravilloso”


“-¿Vos lo pensaste bien? Me rompí el culo todo este tiempo organizando tu candidatura, organizando el libro, ayudándote con datos en las causas judiciales... Hice todo para que seas candidata y ¿ahora me venís con esto? -se mostró desconcertado”.

“-Justamente, si vos no hubieras hecho lo que hiciste, yo no tendría la autoridad que hoy tengo para hacer esto que hago”, respondía Cristina.

“-No sé hasta dónde puedo llegar, no sé cuántos votos puedo sumar -evaluó con el tono de quien carga con una misión que asume como imposible”.

A continuación explica que “Percibiendo la preocupación de su interlocutor, recién ahí Cristina largó la segunda bomba de la tarde”.

“-Vos vas a tener mis votos porque yo te voy a acompañar. Yo voy a ser tu candidata a vice.

-¡¿Vas a ser mi candidata a vice?! -levantó las cejas Alberto, a esa altura con una sensación interna de estar en una montaña rusa, aunque su cuerpo mostrara templanza”.

-Sí, sí. Yo te garantizo todos mis votos, y vos tenés que ir a sumar lo que falta -tranquilizó la senadora”.

-Te agradezco la confianza, Cristina, pero pensalo un poquito más porque vos podés ser candidata y podés ganar. Y si necesitás que te acompañe como vice no tengo drama en acompañarte. Pero pensalo un poquito más y propuso invertir la fórmula”.

“-No tengo nada que pensar porque yo ya lo pensé -clausuró la idea.”


Te recomendamos: Alberto dijo que con Cristina “consulta miles” de temas


“-En serio, deberías darle una vuelta más al tema -atinó a decir, sabiendo a esa altura que volvería a su departamento de Puerto Madero con otro título, además del de abogado. Iba a ser candidato a presidente. No tuvo ni chances de estudiarlo”.

“Al segundo, Cristina comenzó a explicarle los pasos a seguir”.

“-Mirá, yo ya tengo todo diseñado. Voy a grabar el viernes un video, donde voy a anunciar que vos sos el candidato y yo te voy a acompañar. Vos escribime lo que tendría que decir. Fijate qué se te ocurre”.

“-¿Eh? Imposible. No tengo la menor idea de qué estás haciendo. ¿Qué querés? ¿Que yo escriba bien de mí?”

“-Dale, dejate de joder. Esto es política. Ayudame a escribir esto”.

“El mensaje de Cristina Kirchner en que anuncia su formula con Alberto Fernández”.

“Se despidieron afectuosamente. Alberto encaró para su casa. Lo esperaba Fabiola Yáñez, su pareja. Le pidió hablar un minuto a solas, disculpándose con una amiga que estaba de visita. ‘Mirá, el sábado va a empezar una vida distinta, donde van a tratar de inventar toda la mierda que puedan inventar de nosotros. Te pido prudencia en todo’, fue el preámbulo de su revelación”.


Más noticias de hoy