×

Especialistas aconsejan “poner en pausa” los problemas para poder disfrutar de las vacaciones

“Si lo hacemos huyendo de una situación problemática, es muy probable que las vacaciones no sean relajantes”, sostiene la licenciada en psicología Emily Azar.

- 23:11 Santiago

En tiempo de vacaciones, lo ideal es la desconexión con la rutina y con los problemas que a lo largo del año de trabajo nos cargaron de estrés. Pero este propósito, no todos pueden cumplirlo, y se genera un efecto inverso que genera que el regreso a la actividad cotidiana no sea la mejor.

Ante esto, la licenciada en psicología Emily Azar, recomienda “poner en pausa” los problemas para poder disfrutar de las vacaciones, de ese modo se podrá afrontar mejor el camino de las soluciones al regreso.

“Si salgo de vacaciones huyendo de una situación es muy probable que las vacaciones no sean relajantes; serán vacaciones con un problema que ya viene. Los problemas no se van cuando uno sale de viaje, sino que hay que poder dejar las cosas en pausa para retomarlas al regreso”, aconsejó la profesional.

Incluso, recomendó tomar con calma la salida, porque generalmente uno “está muy pendiente de a dónde vamos, cuánto gastamos, cuánto tiempo, y no nos preguntamos para qué corremos, qué sentido tiene, cuál es el margen de posibilidades de hacer algo en ese instante”.

“Hoy se insiste mucho en pensar en objetivos y en propósitos. Justamente, el propósito, el sentido que pudiera tener el hacer algo, va a asegurar de alguna manera un mejor tránsito de las dificultades ante el cumplimiento de objetivos a lo largo del año. Una de las cosas que sucede es esto de cómo se cataloga a las semanas, esto de comenzar el año y ya pensar en cuándo será el fin de semana largo, o si es lunes, o si es viernes, y en eso pasamos toda la semana”, amplió.

Sostiene que “se trata de habilitar la pregunta de hacia dónde vamos; hasta dónde vale la pena sacrificar el presente, porque cuando llega el momento de gozar es como que ya ha pasado mucho tiempo”.

El especialista en enfermedades relacionadas al estrés, Daniel López Rosetti, coincide con el concepto al afirmar que “nos pasamos el día esperando la noche, la semana esperando el viernes, todo el año esperando las vacaciones, y la clave del disfrute está en cómo cada uno encuentra su propio modo de desconexión”.

¿Las vacaciones sanan?

Respecto de si las vacaciones sirven para curar y sanar, el filósofo Dario Sztajnszrajber sostiene que pensar eso pensamos “porque vivimos durante el resto del año enajenados y enfermos, tomando lo enfermizo como una metáfora y entre comillas”.

“Si las vacaciones sanan, entonces hay algo que está enfermo. ¿Qué es lo que enferma? Trabajamos durante el año de tal manera que no nos realizamos vocacionalmente. Entonces las vacaciones generan un paréntesis de la maquinaria productiva, y uno se siente curarse en un sentido más existencial”.

E invita a pensar que “evidentemente hay algo que está funcionando mal y lo disfuncional tiene que ver con el resto del año, no con las vacaciones, que por un ratito permite salir de esa enajenación en la que vivimos y nos damos cuenta de lo limitados que vivimos durante más de once meses al año”.

“Entrenados a aprender desde el sufrimiento”

También sobre este tema se pronunció la psicóloga y escritora chilena Pilar Sordo, quien sostiene que “cualquier instancia de la vida, cualquier momento del año es bueno para sanar y curar. Se presupone que estando de vacaciones es el momento en el que uno está dispuesto a mirarse y analizar su mundo interno. A veces puede ser positivo y útil, y otros no, porque en América latina estamos entrenados a aprender desde el sufrimiento, y el placer y el descanso se ven como un escape; es decir, no ahondar en problemas a resolver”.

Sordo está convencida de que “se puede aprender desde el placer y tomar grandes decisiones con la mente descansada, por eso pienso que las vacaciones es una instancia ideal para sanar y curar”.

Gabriel Rolón está convencido de que “la salud psíquica de un ser humano depende de los niveles de placer que tenga. Porque lo único que te equilibra y te aleja de los momentos de estrés, de las cargas laborales, de las rupturas amorosas. Es una manera de equilibrar la tensión psicológica y el desgaste que se acumula en el año”. l


Más noticias de hoy